scorecardresearch

Donaciones cuadriplicadas tras la bonificación del impuesto

G. ARCE
-

El pasado ejercicio se realizaron 1.415 operaciones y la recaudación por Sucesiones y Donaciones ascendió a 39,5 millones de euros, un 30% más

Muchas donaciones apoyan la compra de la vivienda de los hijos. - Foto: Ó. Solórzano

El cambio fiscal que supuso la bonificación del 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla y León ha cuadriplicado el número de operaciones formalizadas en las notarías burgalesas. Se han pasado de las 332 firmadas en 2019 a las 1.415 de 2021, aunque la 'supresión' de este impuesto entró en vigor el 9 de mayo.

La mayoría de estas donaciones fueron de cantidades en torno o inferiores a los 100.000 euros, sobre todo, entre padres e hijos para ayudar a estos últimos en la compra de una vivienda o en la puesta en marcha de un negocio.

En concreto, según precisa la Junta, el 70% de las autoliquidaciones corresponden a donaciones por menos de 50.000 euros; y prácticamente el 90%, por menos de 100.000. El 66% de los expedientes corresponde a personas que viven en núcleos 'no rurales'. 

La bonificación beneficia a los familiares directos, cónyuge, descendientes o adoptados o ascendientes o adoptantes.

La recaudación fiscal por Sucesiones y Donaciones en 2021 ascendió a 39,5 millones de euros en Burgos, lo que supone un incremento del 30,3% con respecto al año precedente. A nivel regional, según informó la pasada semana la Junta de Castilla y León, se recaudaron 264,99 millones de euros, un 42,7% más, atribuido al incremento en el número de fallecidos por la covid y por la moratoria de las autoliquidaciones de 2020. El número de beneficiarios a nivel regional ascendió a 102.201, un 74% más que en 2020.