scorecardresearch

Llull despierta el orgullo del Madrid

Europa Press
-

Victoria de los de Laso en la prórroga ante el Milan para recuperar sensaciones (92-88). Baskonia arranca un sufrido triunfo ante Asvel (69-72)

Llull despierta el orgullo del Madrid - Foto: Juanjo Martín

El Real Madrid superó (92-88) este jueves al Armani Milan en la jornada 29 de la Euroliga celebrada en el WiZink Center, un triunfo de orgullo en una prórroga que forzó y ganó Sergio Llull, trabajado desde la actitud y el convencimiento de poner fin a la mala racha.

Los de Pablo Laso necesitan creer y el '23' les enseñó el camino. Tras cuatro derrotas europeas seguidas, un Madrid muy tocado desde que perdió la Copa del Rey ante el Barça, y quizá un poco antes, se levantó con una actuación memorable de Llull (20 puntos).

El 10 veces campeón de Europa tuvo las bajas de Causeur, Alocén y Taylor, no tiró de Randolph y apenas jugaron Hanga y Thompkins. Para hacerlo más difícil, Tavares fue eliminado en el inicio de la segunda parte, con una técnica y una antideportiva. Tras un cuarto para cada (41-41), el segundo tiempo fue un toma y daca con los italianos por delante hasta la irrupción del balear.

A los de Messina les fallaron las muñecas para matar a un Madrid con muchas vidas. Llull forzó la prórroga, aunque tuvo el Madrid la posesión para ganar, y rompió el encuentro en el añadido. Aún hubo suspense para sudar el triunfo, pero los de Laso tumbaron a un rival directo para igualar las 21 victorias del líder Barça.

El equipo blanco empezó bien, un primer cuarto para romper el hielo y manejar el marcador (25-16). Tavares fue el as para todo, pero además Williams-Goss dejó una buena dirección, Deck sumó puntos en la penetración y Yabusele hizo un poco de todo. El problema para los locales fue que en el segundo cuarto, los mejores seguían siendo los mismos, mientras el Milan entonaba más efectivos.

Recuperar el abc del baloncesto parecía un poco la intención local. Olvidar la mala racha, mover el balón, fuertes en defensa y en rebote y correr siempre que fuera posible. Así creció el marcador en favor de los blancos, incluso en las primeras rotaciones, con Melli y Daniel liderando la resistencia italiana.

Los de Milán mejoraron en defensa, Heurtel no dio continuidad a los mandos del Madrid y la remontada visitante se confirmó tras cinco minutos del segundo cuarto (29-30). Con el regreso de Tavares, los locales recuperaron rebote y contraataque, y con triples de Abalde y Yabusele respondieron en el marcador.

A los de Laso les faltaba lo que andan buscando, regularidad en busca de una noche redonda mucho tiempo después. Alviti y Hall dejaron la igualdad al descanso (41-41), con los blancos contrariados en la realidad de sus dos caras vistas en dos cuartos. En la reanudación, el Madrid volvió con lo que había funcionado más Llull, pero se encontró con la eliminación de Tavares.

El de Cabo Verde recibió una técnica y una antideportiva en la misma jugada y el Palacio entró en cólera. Así conectó con el partido la afición y se picó en su orgullo el equipo de Laso. Yabsuele y Llull echaron gasolina al momento álgido pero el Milan no se derrumbó. Melli y Hall tiraron del equipo de Messina para seguir quitando vidas a la confianza a priori frágil del rival.

El equipo de la capital aceptó el intercambio de golpes sin una artillería clara. Heurtel logró estrenarse de tres y entró en racha en el último cuarto, pero el Milan parecía cargado de argumentos para ir por delante. El base galo se enchufó a tiempo de dar vida a un Madrid a la desesperada, como su necesidad de victorias, como un Rudy Fernández por el suelo lesionado en la muñeca o una mandarina de Llull que cambió la historia.

El '23' empató (81-81) el partido a 52 segundos del final, donde se vio a un Milan sin oficio ni templanza. Perdió un balón clave, aunque también el Madrid con Yabusele, y la prórroga fue de Llull, con opciones para los italianos, y un Madrid que, aún en busca de esa regularidad, pone una primera piedra para cambiar la dinámica.

 

El Baskonia estira su buena racha en Francia

El Bitci Baskonia consiguió su tercera victoria consecutiva este jueves, la segunda seguida en la Euroliga, después de imponerse (69-72) al Asvel Villeurbanne francés, en un partido correspondiente a la jornada 29, que decidió un triple espectacular de Rokas Giedraitis a falta de un minuto para el final.

El conjunto dirigido por Neven Spahija confirmó su reacción en un choque igualadísimo que se enredó en un último minuto interminable a base de tiros libres. Los locales no se dieron por vencidos y obligaron al Baskonia a alargar su sufrimiento en esos 60 segundos finales que provocaron la gota gorda de los vitorianos.

Sin embargo, el estocazo definitivo lo había dado Giedraitis con un triple decisivo que puso el 64-68 que dejaba contra las cuerdas al conjunto galo, incapaz de dominar a un Baskonia crecido por su victoria en el WiZink y ante el Anadolu Efes el pasado martes. Matthew Costello y Simone Fontecchio lideraron el buen juego de los visitantes durante todo el choque.

Su mejor momento llegó tras el descanso, con una ventaja de ocho puntos (30-38), aunque su empeño desde el perímetro acabó pasando factura del equipo de Spahija. Gist empató el envite a 55 cuando restaban 17 minutos y Lacombe dio su primera ventaja al ASVEL -un minuto después (57-55)-, la única del choque salvo el 4-2 inicial.

Esto obligó a apretar las tuercas al Baskonia, que mejoró el rebote defensivo para crecer en la pintura contraria. Sin prisa, con paciencia y buen hacer, el cuadro vasco tomó nuevamente el mando a cargo de Fontecchio y Alec Peters, que nunca se escondió cuando el equipo le necesitó. Así se llegó a un final que resolvió Giedraitis, inédito desde los 6,75 hasta ese momento.

El triunfo, que permite igualar al Asvel en la clasificación, es el noveno de la temporada en Euroliga para el Baskonia, que seguirá decimosexto en la tabla, pero con mejores sensaciones y perspectivas en este tramo final del curso.