scorecardresearch

El dinero de las 'no fiestas', para obras y ayudas

B.A.
-

La irrupción de la covid también ha afectado a la gestión de las cuentas de las localidades. Dejar de percibir por ciertas tasas, la compra de mascarillas o geles y la ejecución más lenta de las obras son otras de las consecuencias del coronavirus

Frías notó la falta de ingresos por la ausencia de turistas. - Foto: Luis López Araico

Acaba de cumplirse el segundo año de la irrupción de la covid 19 en España. El momento en el que todo se paró, pero en el que había que seguir gestionando y dirigiendo los ayuntamientos de los municipios de la provincia para capear la crisis sanitaria, hacer frente a las nuevas necesidades que esta trajo y solventar las consecuencias que está suponiendo. Ya arrancado este 2022, y con numerosos consistorios aprobando los presupuestos para este ejercicio, el que si que parece que va a suponer la vuelta a la normalidad más real, algunos de ellos nos relatan cómo el coronavirus ha afectado a las arcas municipales, si les ha supuesto un desembolso importante, si han dejado de ingresar por el cobro de algunas tasas o servicios o en qué se han invertido las partidas destinadas para unas fiestas y actividades culturales que no podían celebrarse.  Porque de una u otra manera el coronavirus también ha influido en la gestión de los municipios, desde los más pequeños hasta los de mayor población.  

MENOS DE 100 HABITANTES

AHEDO DE BUTRÓN
Rebaja en el precio del coto de caza

En el norte de la provincia, y con 15 habitantes censados, las cuentas de la junta vecinal de Ahedo de Butrón (municipio de Los Altos) dejaron de ingresar parte del dinero procedente del coto de caza. «Sí que hemos notado la covid, si», comenta Lorenzo Marquina, presidente de la junta vecinal, que asegura que los propietarios del coto son unos vizcaínos y que como no podían moverse para ir a cazar, les rebajaron parte de la cuota. «Un año les descontamos el 50% y otro lo correspondiente a varios meses», señala en relación a 2020 y 2021.

A pesar de haber dejado de percibir cierta cantidad esto no ha afectado a la economía de esta localidad, ya que recibe ingresos por los aerogeneradores que posee. «Eso nos ha permitido poder acometer obras que de otra forma no hubiera sido posible. Y este año queremos hacer un sondeo de agua porque el año pasado anduvimos escasos en verano», añade Marquina, que ha ahorrado las partidas destinadas para las fiestas de 2020 y 2021 y que confían en poder gastar en las de 2022. 

Cascajares de la Sierra
Para material de protección

El presupuesto para este año de esta localidad, con 32 empadronados y cerca de Salas de los Infantes, es más elevado que el de los años anteriores, porque ha «tenido la suerte», en palabras de su alcalde, Juan Carlos Gutiérrez, de recibir una subvención para instalar un ascensor en el ayuntamiento. «Por lo demás, la covid no nos ha afectado a nivel económico, porque el dinero que no destinamos a fiestas lo invertimos al principio de la pandemia en desinfectar y comprar mascarillas y geles para los vecinos», aclara el regidor, que añade que salvo por esa subvención, los presupuestos de los últimos años se han ido manteniendo estables y no han notado muchos cambios entre los gastos y los ingresos. 

ENTRE 100 Y 300 HABITANTES

Huérmeces
Ejecución más lenta

«Nuestras cuentas no se han visto afectadas de forma negativa, pero si hemos notado la covid en otros aspectos, como que las ejecución de las obras se fue retrasando», comenta Silvia González, alcaldesa de Huérmeces, en la comarca Odra-Pisuerga, que reconoce que han ahorrado el dinero previsto para las fiestas de 2020 y 2021, pero que gastaron «una pasta» al principio de la pandemia. «Dedicamos parte del dinero de fiestas para ello. Pagamos a 1,70 la mascarilla quirúrgica y las FFP2 a 8,35. También la botella de medio litro de gel a 12,50. Ya no nos acordamos de estos precios», relata la regidora, que confiesa que gracias a la labor de la secretaria pudieron hacerse con estos cuando era difícil encontrarlos y que lo repartieron entre todos los vecinos de las diferentes localidades que conforman el municipio. Sin problemas económicos, ahora están organizando las verbenas para este 2022, «un atraco», según Silvia, ya que van a pagar mucho más por una noche de fiesta que hace dos años. «Como tenemos dinero ahorrado, no hay problema», añade. 

Villangómez
Mayores inversiones

El ayuntamiento de Villangómez está aprovechando el dinero que no ha gastado en fiestas y el remanente para ejecutar obras que mejoren las infraestructuras de la localidad. «Hemos hecho una actuación en el centro social que hay en las antiguas escuelas de niñas, modernizando el interior y haciendo nuevos, entre otras cosas, los baños», relata Esther Díez, la alcaldesa, en relación a las partidas de festejos. Con el remanente han adecuado también una de las zonas de paseo del pueblo, donde se estaba podando cuando irrumpió la pandemia, y también se ha rehabilitado lo que en Villangómez llaman 'la pecera', el patio que comunica a ambas escuelas (en la de niños está el bar) y que en su día se cubrió con una cúpula de metracrilato. «Lo hemos aislado y acondicionado para poder dar más uso a este espacio». Otra de las obras importantes del año pasado fue la del arreglo de las escaleras de la iglesia, a lo que destinaron 38.000 euros. 

Frías
La falta de turistas afectó a los ingresos 

Cuando más notó el efecto de la covid en su economía el ayuntamiento de Frías fue durante los primeros meses de encierro y de restricciones de movilidad, en la primavera del 2020, ya que se dejó de ingresar el dinero procedente de la venta de entradas por visitar el castillo. «El turismo es la principal fuente de ingresos en el pueblo, y dejó de haber, aunque luego durante el verano se incrementó», comenta la concejala de Hacienda, Elena Santamaría. La edil reconoce que tuvo que ir haciendo modificaciones presupuestarias ese 2020, «recortando de la partida de fiestas para dedicarlo a otras necesidades». Esas nuevas exigencias fueron la compra de material como mascarillas, guantes y geles, pero también otras alternativas que el ayuntamiento de Frías ofreció a sus vecinos durante los momentos más complicados de pandemia. «Pusimos un servicio de taxi con una apersona que recogía las recetas en el centro de salud del Valle de Tobalina y las dejaba en la farmacia de Frías, así las personas mayores corrían menos riegos», afirma. El ayuntamiento también puso a sus empleados municipales al servicio de los habitantes. «Hacían la compra a las personas más mayores y se la llevaban a casa». En el 2021 la partida para fiestas fue menor y se dedicó en parte a otro tipo obras y servicios. 

ENTRE 300 Y 500 HABITANTES

Gumiel de Mercado
Situación económica al día y obras por hacer

Para el actual regidor de Gumiel, Pedro Gómez, la covid no ha sido un problema para las arcas del ayuntamiento, pero si actualizar la situación de estas, ya que la anterior corporación no presentó presupuestos durante 14 años. Con este ámbito solucionado, asegura que estos dos últimos años, 2021 y 2022, el ayuntamiento de la localidad ribereña ha incrementado su presupuesto un 50%. «Para este año nos han concedido varias subvenciones, lo que también le hace crecer, y el hecho de poder utilizar remanentes, también», señala el regidor. Entre los proyectos que van a acometer se encuentran el de mejorar la urbanización de La Ermita y seguir promoviendo la venta de parcelas en ella; consolidar la vivienda de los maestros; mejorar el cementerio; construir un muro para contener un talud y ganar espacio para hacer una acera; ampliar los puntos de luz de la localidad; pavimentar una serie de calles o mejorar las piscinas. 

ENTRE 500 Y 1.000 HABITANTES

Santa María del Campo
Mejoras en caminos

En esta localidad de la comarca del Arlanza, como señala su alcalde, Dositeo Martín, también han notado esa lentitud en la ejecución de las obras como consecuencia de la pandemia. «Está habiendo mucho movimiento y es hasta difícil encontrar empresas que las hagan», comenta el regidor. Y es que en Santa María del Campo están aprovechando la nueva ley presupuestaria y de techo de gasto para acometer inversiones. «Estábamos condicionados, pero ahora podemos gastar los remanentes y el superávit, así que hemos duplicado el capítulo de inversiones», reconoce. 

Están acabando una calle, en la que la inversión es de 90.000 euros, «y también estamos haciendo el proyecto para la travesía de Villaverde, que nos supondrá casi 300.000 euros». En breve también arrancará la ejecución de la nueva depuradora, que tendrá un coste de 800.000 euros y que pagarán la Junta, la Diputación y el ayuntamiento. También en la mejora de los caminos se ha invertido más, casi el triple. «Cada año destinamos entre 10.000 ó 12.000 euros, y ahora hemos pasado a 30.000. Los agricultores están muy contentos», confiesa Martín, que reconoce que las partidas destinadas a las fiestas que no se han celebrado se han redirigido en parte a esta mejora en los accesos a fincas.

Estépar
Consultorio reformado, pero menos frecuencia médica

En las arcas del ayuntamiento de Estépar no ha hecho daño la crisis sanitaria, de hecho, desde el 2021 han aumentado sus ingresos debido a la instalación de aerogeneradores. En lo que respecta al destino del dinero que se presupuestaba para las fiestas, el ayuntamiento de este municipio del Alfoz de Burgos, que engloba a 11 localidades, ha arreglado varias calles y mejorado el consultorio. «Nos hemos gastado un dinero en reformarlo y ahora el médico viene menos que antes», comenta el alcalde Jaime Martínez. El regidor asegura que de asistir 5 días ha pasado a hacerlo 2. «Y en las pedanías ni 1 día, tiene que pasar por delante del consultorio reparado de Estépar para ir al médico hasta Buniel. La situación sanitaria es nuestra mayor preocupación». 

MÁS DE 1.000 HABITANTES

Medina de Pomar
Más ayudas al comercio

Más de 400.000 euros ha destinado el ayuntamiento de Medina en ayudas a los comerciantes en menos de 2 años, tanto de forma directa como de bonos al consumo. Parte de este dinero procede de las fiestas no realizadas en el 2020 y de las del 2021, que aunque fueron de las primeras de la provincia en celebrarse no se acercaron aún a las que ofrecían otros años. 

Esta ayuda a los comerciantes ha sido uno de los asuntos a los que ha hecho frente el ayuntamiento, que también ha tenido que gestionar otros problemas, como dejar de ingresas las tasas de terrazas y de ocupación de vía pública, «y que recuperaremos en breve», comenta Isaac Angulo, su alcalde. Sin embargo «lo que más ha repercutido» en las arcas, según el regidor, ha sido la Escuela de Música. «En el 2020 los alumnos dejaron de pagar, pero recibían alguna clase online y los profesores siguieron cobrando», explica Angulo. Tener que cerrar la piscina climatizada (ya abierta), pero con sus empleados dedicados a otras funciones y cobrando, también ha supuesto un gasto. Además, entre el 2020 y el 2021, Angulo calcula que habrán gastado casi 50.000 euros en mascarillas, guantes, gel y trajes para los empleados municipales. 

Belorado
Impulso a autónomos y pymes

El ayuntamiento de Belorado como consecuencia de la covid lanzó entre 2020 y 2021 un plan de medidas de apoyo para autónomos y pymes, movilizando un total de 75.000. Entre las medidas se incluyeron bonificaciones de tasas y licencias, por ejemplo, de ocupación de la vía pública, al ser la hostelería uno de los sectores más perjudicados; agua y basuras, o el impuesto de construcciones para todo el 2021 al sector empresarial; subvenciones directas para digitalización y mejora de competitividad; y bonos de consumo en comercios de la localidad. 

Como explica su alcalde, Álvaro Eguíluz, de los 120.000 euros que estaban previstos para la partida de festejos del 2020, alguna parte se pudo ejecutar, «y las restantes también se vieron condicionadas al incremento de la partida de limpieza viaria y de edificios», reconoce el regidor de la localidad. Por último, también se llevaron a cabo mejoras en infraestructuras cotidianas como aceras, mejora de instalaciones en edificios municipales, etc…