scorecardresearch

Delta se extiende por el mundo

Agencias
-

La variante de coronavirus detectada por primera vez en La India circula ya en un centenar de países, como Portugal o Alemania, donde supone alrededor de la mitad de los nuevos casos

La mutación preocupa especialmente por su elevada capacidad de transmisión. - Foto: Eloy Alonso

Mientras el importante aumento en el ritmo de vacunación parece haber devuelto la esperanza a gran parte de los países, la variante delta amenaza con terminar con el optimismo de los ciudadanos. La cepa del coronavirus, identificada originariamente en la India, se extiende a un ritmo vertiginoso -según la Organización Mundial de la salud (OMS), ya circula en más de 90 naciones- y, con ella, el temor a la difusión de la pandemia se ha disparado dada su elevada capacidad de transmisión.

Preocupa especialmente en los últimos días la situación de Portugal, donde la variante se extiende imparable en un país con unos índices de contagio que no se veían desde principios de año. En un mes, delta ha pasado de suponer el 4 por ciento de las infecciones al 55,6 por ciento, y la zona más golpeada del país es el Alentejo. Un informe oficial indica que la distribución de la cepa oscila entre el 3,2 por ciento detectado en Azores y el 94,5 por ciento de ese territorio.

A tenor de estas cifras, «se espera que esta variante se torne dominante en todo el territorio nacional durante las próximas semanas», avanza el informe. 

En este sentido, la ministra lusa de Sanidad, Marta Temido, no oculta ya la preocupación del Gobierno y aseguró ayer que la situación «se va a complicar».

Ante este panorama, Alemania, preocupada por la propagación de la mutación, decidió restringir desde ayer las llegadas desde Portugal e intensificar los controles sanitarios a las personas procedentes de zonas de riesgo. Allí, delta representa alrededor del 50 por ciento de los nuevos contagios, según las autoridades, por lo que toda persona que no haya tenido la posibilidad de recibir las dos dosis de la vacuna «tiene que realizarse tests con regularidad», al menos dos veces por semana, y más aún si regresa del extranjero.

En cuanto a Francia, la cepa supone en torno al 20 por ciento de los contagios y va camino de convertirse en la dominante en el país, advirtió ayer el ministro de Sanidad, Olivier Véran. Esta variante «no ha hecho aumentar el número (global) de casos», pero sí es «más contagiosa» y es previsible que acabe siendo la dominante, señaló.

No obstante, el ministro explicó que, a pesar de la expansión de esta cepa, la tasa de incidencia «sigue bajando» en la nación, ya que actualmente está en 18,7 por 100.000 habitantes en los últimos siete días.

Rusia, por su parte, sumó ayer 652 nuevos fallecimientos por coronavirus, la cifra más alta de decesos por esta enfermedad. Según el director del Instituto científico Gamaleya, Alexandr Gintsburg, en torno al 90 por ciento de los nuevos positivos son a causa de esta contagiosa mutación. 

La variante delta fue detectada por primera vez en la India, donde se convirtió meses atrás en uno de los principales factores que contribuyeron al espectacular aumento de las infecciones. Sin embargo, el país parece estar dejando atrás sus peores días y ayer registró 40.000 nuevos casos por primera vez en más de tres meses, después de alcanzar su pico en mayo con más de 400.000 contagios diarios.

Colapso hospitalario

Ahora, delta está causando estragos en el Sudeste Asiático, donde allí preocupa además la lenta campaña de vacunación. La Cruz Roja alertó del riesgo del colapso de los hospitales en Indonesia, donde el 47 por ciento de las camas están ocupadas, mientras que países como Malasia, Tailandia y Vietnam han aumentados sus restricciones para controlar el aumentos de los contagios.

Y en Australia, alrededor de la mitad de la población está confinada por un rebrote de la COVID en el país vinculado a la delta.