scorecardresearch

La adaptación continua como filosofía para sobrevivir y crecer

A.B.
-

Jorge abrió en 2017 la boutique multimarca B.insigne (calle Arenal, 90) porque encontró «un mercado» sin cubrir en Miranda

Jorge abrió en 2017 la boutique multimarca B.insigne (calle Arenal, 90) porque encontró «un mercado» sin cubrir. - Foto: A.B.

El mundo cambia y con él evolucionan las tendencias de consumo. Los gustos varían, el público se rejuvenece y las técnicas de venta tradicionales no logran atrapar a la nueva clientela. Ahora bien, algunos emprendedores se han percatado de ello y han apostado por adaptar sus hábitos a los que requiere el mercado. En Miranda no abundan quizá estos ejemplos, aunque sí existen ciertos casos concretos. Entre ellos, destaca la boutique multimarca B.insigne, situada en la calle Arenal número 90.

Jorge, un joven de Haro que solo tiene 26 años, abrió este negocio en 2017 porque encontró «un mercado» sin cubrir. «Nos hemos enfocado a un perfil muy determinado», reconoce. «Tenemos ropa más juvenil, porque antes en Miranda igual había más tiendas de estilo formal y nosotros hemos encontrado un hueco», asegura. En este tiempo, su negocio ha atravesado «todo tipo de situaciones». Eso sí, sobrevive e, incluso, tiene proyectos para crecer más aún.

«Al final, es cuestión de tener cabeza y saber evolucionar. Eso es lo más importante», explica Jorge. Su establecimiento no solo tiene como sello de distinción la ropa moderna y las últimas novedades, también destaca por su inteligente uso de los medios digitales. «El tema de las redes sociales es primordial», puntualiza. Según explica, cuenta con «contactos» tanto del municipio como de fuera de él que poseen multitud de seguidores en estas plataformas y le permiten dar visibilidad a su negocio sin apenas coste añadido. Poco a poco, de hecho, ha logrado que más de 2.000 personas estén pendientes de lo que publica en sus cuentas. Y no se conforma con ello. Jorge está construyendo su propia tienda online para proveer de moda a cualquier ciudadano de España. El mercado cambia y, con astucia, se puede sacar partido de ello.