scorecardresearch

El Ángel vuelve a volar para cumplir un sueño

I.M.L.
-

La protagonista del Domingo de Resurrección en el regreso de esta tradición ancestral se llama Ana Maté del Pozo, con 5 años y apasionada de los columpios, los deportes y los animales

Colgada de un columpio, Ana demuestra que no le tiene miedo a ‘volar’. - Foto: I.M.L.

Dos largos años lleva sin abrirse el 'cielo' de la iglesia de Santa María para dejar salir el globo del que sale, en pleno vuelo, el protagonista de la Bajada del Ángel, acto central y colofón de la Semana Santa arandina. Este año sí lo hará y todos los ojos estarán puestos en una niña, Ana Maté del Pozo, de 5 años, que no puede ocultar su ilusión. «Desde que tenía 3 años, cada vez que pasamos por delante de Santa María, nos preguntaba que cuándo iba a hacer ella de Ángel», recuerda su madre, Marta del Pozo.

Más allá de ser arandina, la familia de Ana no tenía antes relación con la Cofradía de la Virgen de las Candelas, que es la que se encarga de la organización de esta ancestral representación del anuncio de la Resurrección de Cristo a su Madre. Pero la casualidad hizo que el día de las Candelas tuviese un significado especial para los padres de esta niña. «Supe que estaba embarazada de Ana ese día y decidimos hacernos cofrades, como una forma de recordar ese momento; ya conocíamos a alguien que era de la cofradía», recuerda Marta.

Pero la protagonista de esta tradición este año va a ser Ana, que hace una semana ya tenía en casa el traje de ángel, a falta de las alas. «Tengo unas de juguete y me las pongo en casa», explica esta niña risueña y muy observadora. Lo que todavía no tiene claro es qué corona va a lucir ese día, si la suya o una prestada por la cofradía, y mira a su madre para ver qué responder a ese dilema. «Lo decidiremos ese día, ¿te parece?», le responde la mamá para que no se sienta presionada ante el dilema.

Ana ha completado ya los tres ensayos a cubierto, le falta la prueba general de la mañana del Sábado Santo, cuando se meterá en el globo por primera vez y simulará la ceremonia de quitarle el velo de luto a la imagen de la Virgen. Niega convencida con la cabeza cuando se le pregunta si cree que le va a dar miedo ver a tanta gente debajo, dejando claro que la valentía es una de sus virtudes, esencial para el papel de Ángel.

Ana tiene muy claro lo que más le gusta. En clase, con sus compañeros del Colegio Claret, acaban de estudiar los dinosaurios. «Nos ha tocado el triceratops, que tiene tres cuernos», especifica como lo más curioso de esos animales prehistóricos. Aunque si tiene que elegir algo sobre todo lo demás, reconoce que le encantan los columpios. «La tirolina, la que más», puntualiza con una sonrisa en la mirada. De ahí que esté acostumbrada a subirse a las alturas y 'volar'.

A los columpios suma también los deportes, «patinar, el pádel y la gimnasia» enumera, y los animales, con su gato Merlín como presencia constante en casa, como pasiones para una niña que, de momento, dice que de mayor quiere ser médico.