scorecardresearch

Un 23% aún no marca casilla para dar destino a sus impuestos

G.G.U.
-

Las asociaciones del movimiento X Solidaria en Burgos recibieron el año pasado 3,5 millones de las rentas que apostaron por las 'actividades de interés social'. Ahora piden más apoyo

El cocinero Antonio Arrabal y la periodista Rosalía Santaolalla (centro) se sumaron al apoyo a la X Solidaria. - Foto: Valdivielso

Las 25 asociaciones que conforman en Burgos el movimiento X Solidaria volvieron a salir a la calle ayer para apelar a la conciencia ciudadana y solicitar que en la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2021 destinen el 0,7% de los impuestos que les retuvieron a lo largo del año a financiar sus programas. Para ello solo hay que marcar la casilla 106, que es la de 'Actividades de interés social' y que también es compatible con tachar la de la Iglesia católica. El 64,91% de los burgaleses ya apuesta por invertir parte de sus impuestos en fines sociales (y/o en el sostén de la iglesia), pero ayer se lamentó que un 22,95% de los contribuyentes de la provincia todavía no marcan nada en la declaración. Si lo hicieran, a los 3,5 millones que recibieron en 2021 estas asociaciones habría que añadir 824.000 euros más.

Este porcentaje de personas que parecen no tener interés en decidir a qué dedicar parte de sus impuestos se ha incrementado «algo» durante la pandemia, por lo que ayer se incidió en la necesidad de que se reduzca al máximo. «Cuando se elige marcar la X Solidaria se contribuye a mejorar la vida de muchas personas que lo necesitan», recordaron ayer.

El mensaje es el mismo que se ha lanzado en todas las campañas previas, pero ayer se contó con el apoyo explícito de la presidenta de la Asociación de Periodistas de Burgos, Rosalía Santaolalla, y del cocinero Antonio Arrabal. Los dos subrayaron la importancia de tachar la casilla 106 para que ese 0,7% de los impuestos de cada contribuyente revierta en beneficios para todos.

Arrabal animó a ese 23% que todavía no marca nada a «interesarse por el trabajo que hacen estas asociaciones para que vean que es muy importante para toda la sociedad y que, al final, con un gesto tan pequeño se está ayudando a cubrir unas necesidades que, si no, igual no se cubren». 

Santaolalla añadió que «hay que romper con el mito de que no se sabe dónde van los impuestos» porque en este caso se da a elegir a los ciudadanos. Y, como recordó la periodista, nadie está libre de necesitar en algún momento a cualquiera de las asociaciones que ahora piden su apoyo.