scorecardresearch

«En el Tizona es más fácil sacar mi mejor versión»

ÁLVAR ORTEGA
-

Dídac Cuevas juega como base, ejerce como líder y brilla como asistente en el UBU Tizona, club en el que está viviendo «el mejor año» de su carrera y que quiere cerrar con el ascenso

A sus 21 años, Dídac Cuevas tiene todavía toda su carrera por delante. - Foto: Luis López Araico

El cerebro del Universidad de Burgos Tizona tiene nombre y apellido: Dídac Cuevas. El base catalán está siendo uno de los hombres más destacados del equipo de El Plantío, al que lidera en asistencias (más de cinco por partido), en valoración (16.4) y casi lo hace en anotación (12 puntos por duelo), donde solo Corey DeBerry lo supera. Unas estadísticas que demuestran la importancia del jugador formado en el Joventut de Badalona, que está viviendo «la mejor temporada de mi carrera. Aunque cada etapa pasada ha tenido su importancia, esta es la mejor en cuanto a números».

Pese a tener tan solo 21 años, hace de su juventud una virtud cada vez que defiende la camiseta del club burgalés, donde espera conseguir su segundo ascenso consecutivo a la LEBOro. Lo logró el año pasado con el filial de su Barcelona natal y lo está intentando este año en Burgos: el club es segundo en el Grupo Oeste y tiene aún por delante cuatro partidos de fase regular. En el horizonte, un play off que «es el objetivo. Queremos ascender, todo lo demás es secundario. Para que tenga sentido el año hay que conseguirlo. Hay que volver a poner al Tizona donde se merece», comenta un Dídac Cuevas que verá su contrato extendido una temporada más en caso de que los de El Plantío sellen el salto de categoría.

primero en llegar. Tras salir de la cantera de la Penya, probó suerte en Logroño, después estuvo en Melilla y el año pasado fue uno de los responsables del ascenso a la LEBOro del Barcelona B. Mucha experiencia para un jugador que llegó a Burgos como primer refuerzo de la temporada con solo 20 años: «El club fue muy directo conmigo, llamó muy pronto. Uno de mis objetivos era llegar a un gran proyecto deportivo y el Tizona me propuso cosas que me llenaban a nivel personal. Soy muy joven pero nunca había aparecido un club que apostase tanto por mí, que me diera tantas bazas, tantas armas para seguir creciendo. Y no es un club de palabras, también de hechos», confiesa Cuevas.

Y pese a las altas expectativas, el medallista internacional en categorías inferiores reconoce que «este año está siendo mucho más de lo que me esperaba. Soy muy ambicioso y siempre quiero ser mejor pero también juegan los demás y el equipo me ha ayudado mucho, me ha dado muchas facilidades. También el entrenador Francis (Tomé). En un club como el Tizona todo es más fácil para sacar mi mejor versión. Muchas acciones individuales o momentos buenos han llegado gracias a que el equipo me ha dado la confianza de poder sacar mi máximo. Ese 'Dídac coge la pelota y haznos jugar', esa confianza, hace que los errores disminuyas y aumenten los aciertos».

Cuatro finales. El equipo de Francis Tomé es segundo, solo por detrás del Grupo Alega Cantabria, en la clasificación del Grupo Oeste de la LEB Plata, en la que solo restan cuatro partidos de fase regular que son entendidos en el seno de la escuadra burgalesa como «cuatro finales».

«No me gusta tener en la cabeza el objetivo. No toca pensar en ascender y sí en lo que requiere un ascenso, que es trabajo diario y estar centrados, y más ahora que tenemos cuatro finales. Me gusta la presión pero tenerlo en la cabeza diariamente te resta, te descentra el foco», concluye Dídac Cuevas en referencia a los encuentros ante Morón, Navarra, Algeciras y Gijón previos al play off.