scorecardresearch

Un sonido familiar

Ó.C.
-

El Conservatorio y la Escuela Municipal de Música de Miranda de Ebro acogen a 300 alumnos. Docentes y estudiantes valoran la comunión en las clases

Un sonido familiar

El edificio que alberga el Conservatorio y la Escuela Municipal de Música de Miranda representa uno de los rincones del Casco Viejo que no solo aguanta en pie con cierto orgullo, sino que suena todavía mejor, porque en su interior convive una gran familia de 300 personas. La noticia del inicio de la tramitación para transformar el centro de Conservatorio elemental a profesional ha supuesto un sobresalto entre sus muros, pero mientras la burocracia avanza, su día a día continúa por la misma partitura.

En la esencia del centro desde la dirección, el equipo docente hasta los propios alumnos destacan la comunión que respiran en su interior. Seguramente para entender este ambiente hay que comprender que muchos de los que acuden lo hicieron por primera vez cuando el instrumento casi era más grande que ellos. Diego García lleva "catorce o quince años", y en este tiempo le ha dado para aprender percusión y a tocar el saxofón. Pero sobre todo, destaca que el centro "es como una segunda familia y al final pasados los años le coges cariño a todo". Noelia Ruiz también pasó muy joven el umbral de la puerta del Conservatorio por primera vez y en él reconoce que "estoy muy contenta", pero valora sobre todo que "es una forma de compartir con otras personas la pasión por la música".

Los dos podrían cursar niveles superiores, pero Diego tiene claro que "me gustaría estudiar el profesional en Miranda pero no me planteo salir".Uno de los motivos por los que no desea partir es "que prefiero continuar con los profesores de confianza". Noelia también ha concluido la enseñanza oficial que se imparte en Miranda de flauta travesera y está cerca de terminar piano. Mientras, sigue en la escuela y en su caso reconoce que por ahora tampoco pretende irse por los viajes que supone y lo difícil que resultaría compaginar todo eso con los estudios.

 

Más información en la edición impresa