scorecardresearch

La mano que mece el cine

Raúl Canales / Miranda
-

El mirandés Pablo Kurt figura en la lista de las 50 personas más influyentes del celuloide español • Su web Filmaffinity.com es la red social dedicada a la temática más visitada

Pablo Kurt figura en el puesto 39 de la lista elaborada por la revista Cinemanía. - Foto: Truchuelo

No es director ni produce películas. Tampoco es dueño de una gran sala ni dirige los mejores festivales, pero Pablo Kurt no necesita desfilar por la alfombra roja para abrir o cerrar puertas  en el mundo del cine. Al menos así lo reconoce Cinemanía, una de las revistas especializadas más prestigiosas, que incluye a este mirandés en la lista de las cincuenta personas más influyentes en el celuloide nacional.

Kurt ocupa el lugar 39 de una secuencia repleta de nombres ilustres encabezada por Juan Antonio Bayona, Penélope Cruz y Javier Bardem. El reconocimiento no es casual, ya que Filmaffinity.com, la web  que creó en 2002, se ha convertido en la página dedicada al cine en idioma español más relevante del mundo. Con cerca de dos millones de visitas su influencia es evidente ya que «miles de personas ven una película o dejan de hacerlo en función de lo que leen en  ella», apunta este mirandés

El éxito de Filmaffinity radica en su dinamismo ya que revolucionó, antes de la explosión de las redes sociales, el concepto de usuario sacándole del rol secundario para otorgarle el papel de actor principal. Lejos de ser una web más de sinopsis  como las miles que circulan por internet, Kurt ha sabido darle vida a una inagotable base de datos hasta convertirla en una megacomunidad cuyo principal activo son las votaciones y las críticas, conformando un ecléctico foro que presenta cifras inigualables para el resto de sitios de similares características, y que supone, no solo un perfecto termómetro para calibrar la calidad de una película sino una mina inagotable a la hora de descubrir títulos desconocidos o que se mueven por fuera de los circuitos habituales.

«Los usuarios son los verdaderos influyentes y quienes merecen el reconocimiento; mi socio (Daniel Aldea) y yo realmente no somos los protagonistas, sino que la gente que participa en la web es  quien merece el puesto en la lista», apunta Kurt.

Es precisamente esa humildad la que le mantiene con los pies en el suelo cuando es cuestionado sobre un posible salto a otras facetas  del cine, descartando hacer pinitos en la dirección o producción alternativa. «Ni me lo planteo porque  yo llegué al cine por afición y ya he conseguido más que un sueño, que es poder vivir de mi gran pasión», asegura.

Asegurada su continuidad al otro lado de la gran pantalla, junto a los espectadores, la creatividad de Kurt ya traza nuevos horizontes. Los más cercanos apuntan a  una plataforma para visualizar películas y ‘cruzar el charco’ a través de la red para internacionalizar la web con el objetivo de «tener cada vez puntos de vista más diversos».

Clasificaciones, críticas, noticias, recomendaciones y perfiles con almas gemelas en gustos cinéfilos. Todo tiene cabida en Filmaffinity. La renovación permanente es la única forma de garantizarse un hueco en un mundo  tan poblado como internet y la idea es clara: «no queremos ser un facebook de cine pero sí ser cada vez un espacio más social, ampliando con nuevas propuestas el servicio de afinidad y de sentimiento de pertenencia a la comunidad por parte del usuario».

Los datos le dan la razón a Kurt. En el último año el proyecto creció casi un 40% y el mes de agosto ha sido el mejor en la historia de la web. «Es una página que engancha y siempre acabas consultando las críticas antes de ver una película».

Recomendaciones

Las fichas de las películas y los rankings son las principales referencias de Filmaffinity. En el top de las mejores películas de la historia para los usuarios, no hay film capaz de destronar a El Padrino. «Es una decisión acertada por todo lo que significa», apunta Kurt, quien sin embargo, no esconde que su obra maestra es Casablanca, que sorpresivamente no figura entre los primeros lugares de la lista.

Pero no solo de clásicos vive el cinéfilo por lo que este mirandés sigue devorando todo lo que cae en sus manos y no duda al dejar una última recomendación en formato documental: Searching for sugar man.