scorecardresearch

Melgar recupera su ludoteca y anima a donar juguetes

R.E.M.
-

El uso de la biblioteca se ha «masificado» últimamente y se empleará otro edificio para que se diviertan los niños

Melgar vuelve a poner en marcha la ludoteca y anima a donar juguetes para ampliar su oferta de ocio. - Foto: Patricia

La ludoteca de Melgar de Fernamental volverá a abrir sus puertas tras el parón por la pandemia y se anima a todos aquellos que deseen colaborar con este servicio a que donen juguetes en buen estado con el objetivo de lograr un gran espacio destinado a que los niños se diviertan.

«A la biblioteca está acudiendo mucha gente, se ha masificado, y la ludoteca permitirá repartirse para que no haya tantas personas a la vez en el mismo espacio», explica José Antonio del Olmo, alcalde de la localidad. Así, tras comprobar que bastantes vecinos empleaban la biblioteca con frecuencia últimamente se ha decidido impulsar otra vez este lugar de ocio para que jueguen los chavales.

La sala se ubicará en el mismo edificio de siempre, cedido por La Caixa al Ayuntamiento hace años, que se empleó anteriormente para esta misma función y que ahora se va a poner en marcha una vez que se ha superado la pandemia. Permanecerá abierta de lunes a viernes - aunque los miércoles también se empleará por Cruz Roja- y los padres y madres del colegio de Melgar serán quienes se encargarán de gestionarlo.

La instalación se encuentra en perfectas condiciones y no requiere llevar a cabo reformas, pero sí se pretende ampliar con más juegos que completen así la oferta de ocio. Por ello, se invita a colaborar con donaciones de juguetes y se han habilitado dos puntos de recogida con esa finalidad. Tanto en el propio ayuntamiento de Melgar de Fernamental como en el establecimiento de Electrodomésticos Guerrero -en la plaza Virgen del Manzano, 10- se pueden entregar aquellos objetos de recreo que ya no se empleen y sirvan como una oportunidad perfecta para que otros pequeños les puedan dar una segunda vida.

Cuando arrancó la crisis sanitaria se suspendieron todas las actividades, pero ya se van recuperando ante la normalidad actual y la vida vuelve así a los pueblos burgaleses. En el caso del espacio que se abrirá en el municipio de la comarca Odra-Pisuerga se suspendió hace justo dos años y ahora se quiere volver a enfocar como un punto de interés más para los niños.