scorecardresearch

La Palma, un laboratorio del vulcanismo para el Cenieh

ICAL
-

El coordinador de Geocronología y Geología, Josep M. Parés, conoce de primera mano la erupción de Cumbre Vieja y valora las posibilidades de investigación sobre el terreno gracias a la invitación del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología

El CENIEH colaborará en el estudio de la actividad volcánica de La Palma. - Foto: @CENIEH

El coordinador del Programa de Geocronología y Geología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh), Josep M. Parés, se encuentra esta semana en la isla de La Palma invitado por el investigador vulcanólogo del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA-CSIC) en Canarias, Vicente Soler, para ver de primera mano el desarrollo de la actividad volcánica de Cumbre Vieja en la zona de Cabeza de Vaca y valorar posibilidades de investigación sobre el terreno, con el fin de llevar a cabo colaboraciones futuras.

El Instituto de Productos Naturales y Agrobiología forma parte del equipo de seguimiento de la erupción de Cabeza de Vaca interesado en desarrollar un proyecto de investigación, ya que los productos volcánicos que se están generando, tanto la lava como cenizas, así como los xenolitos, ofrecen una oportunidad única para comprender la formación y desarrollo de nueva corteza oceánica, según indicaron fuentes del Cenieh.

Además, esta erupción brinda un "escenario idóneo", tanto en tierra como en mar, para comprender en directo los procesos que controlan la adquisición y estabilidad de magnetismo remanente en rocas, una propiedad fundamental en geofísica, en cuyo estudio podrá colaborar el geólogo Josep M. Parés, especialista en Paleomagnetismo. La monitorización en tiempo real de la actividad volcánica de Cumbre Vieja, en combinación con la propia formación de rocas, hacen de ello un auténtico laboratorio natural para la mejor comprensión de los procesos geológicos que normalmente solo están preservados en el registro fósil.

"Un auténtico espectáculo, un fenómeno natural que nos recuerda que la Tierra es un planeta dinámico, que contiene una energía interna, que los procesos de generación de nueva corteza siguen vivos y seguirán esculpiendo la superficie terrestre durante millones de años", comentó el geólogo del Cenieh a pie de volcán.