scorecardresearch

La Unipec supera ya el número de matrículas del curso pasado

B.G.R.
-

Alcanza las 5.000, aunque aún está lejos de las 7.000 anteriores a la crisis sanitaria, que ha «resentido» el presupuesto de la entidad

Clases de pintura en el centro ubicado en la calle San Pablo. - Foto: Jesús J. Matías

La pandemia hizo que la Universidad Popular para la Educación y la Cultura de Burgos (Unipec) viera mermada su matrícula hasta un 50%, cerrando el pasado curso con un total de 3.335. El paso del tiempo y la mejora de la situación sanitaria ha devuelto el interés de antiguos alumnos y, en este momento, ya son 5.010 los que han regresado a las aulas. Sin embargo, esta cifra queda aún lejos de los 7.000 que se alcanzaron en ejercicio anteriores, aunque la entidad confía en que pueda alcanzarse en septiembre.

«Es una subida positiva pero aún insuficiente», asegura su directora, Maribel Bringas, quien recuerda que, por mucha demanda que existiera, el número de estudiantes por clase ha disminuido por la bajada de ratios en cumplimiento de los protocolos de distancia de seguridad. De igual forma, hace referencia a que se han tenido que suspender todas las visitas culturales y excursiones, que suponen un importan empuje para el centro, retomándose con cautela para esta primavera, cuando hay previstas sendas salidas a Toledo y Segovia.

A diferencia de otros ejercicios, las actividades físico-deportivas encabezan los programas formativos más solicitados, seguidas de las humanísticas, idiomas, artísticas y las relacionadas con la salud. Además, el centro continúa incorporando nuevos cursos sobre el uso de herramientas digitales, algunos de ellos incluidos en la oferta que presta junto con el servicio público de empleo de la Junta (Ecyl).

Mantenerse durante este tiempo no ha sido fácil, tal y como reconoce Bringas, que asegura que la situación económica del centro ha quedado «resentida». De hecho, admite que para superar este bache ha sido necesario solicitar un ICO y destinar a este fin los 250.000 euros que tenían previstos para arreglar el tejado, actuación que, aunque necesaria, deberá posponerse. En este sentido, apunta a que se realizó un importante desembolso para adaptar las clases a las nuevas tecnologías, al igual que se ha notado en las cuentas la limpieza extra necesaria por la covid.

Lejos de que las circunstancias mejoren, la entidad también está sufriendo el encarecimiento de la luz y los combustibles, por lo que su directora admite que se está realizando estudio para la posible subida de las cuotas de las asociados.

Precisa que, en caso de que así sea, resultará lo mínimo posible, ya que se han mantenido durante la pandemia teniendo en consideración la situación de las familias. No pasa por alto en este punto la ausencia de ayudas por parte de las administraciones para asociaciones que como la Unipec «son sin ánimo de lucro y hemos seguido manteniendo la actividad y los puestos de trabajo». «Nos sentimos olvidados», lamenta Bringas, quien a pesar de todo cree que el próximo curso «entraremos ya en la normalidad».