La "disciplina" del militar, "clave" en la operación Balmis

N.M.J. (ICAL)
-

El general de Brigada del Mando de Operaciones del Ministerio de Defensa, José Manuel Vivas Urieta, asegura en la UBU que la "clave" del éxito reside en el militar y su profesión vocacional de servicio

El general de Brigada del Mando de Operaciones del Ministerio de Defensa, José Manuel Vivas Urieta, durante su intervención en las jornadas celebradas en la UBU. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

La Operación Balmis, puesta en marcha por las Fuerzas Armadas ante la pandemia de la covid-19, movilizó a casi 190.000 militares, llegando a actuar 9.000 efectivos a la vez en un solo día, en diferentes zonas del país. Asimismo, estuvieron presentes en 2.300 poblaciones distintas del país, lo que engloba al 70 por ciento de la población española. Así lo anunció hoy el general de Brigada del Mando de Operaciones del Ministerio de Defensa, José Manuel Vivas Urieta, durante su intervención en las XXIII Jornadas de Derecho, Política y Defensa ‘Las Fuerzas Armadas ante la pandemia de la covid-19’.

Estas jornadas, que se desarrollan entre hoy y mañana en la capital burgalesa, están organizadas por la Universidad de Burgos y el Ministerio de Defensa con el objetivo de dar a conocer a la sociedad el trabajo de Defensa en diferentes ámbitos, poniendo en valor su labor durante la pandemia de la covid-19. Vivas Urieta fue el encargado de iniciar estas jornadas con una conferencia acerca de la Operación Balmis, desgranando los detalles de esta compleja operación, haciendo referencia al origen de su nombre , cómo se organizó durante el estado de alarma, y cuál fue la clave de su éxito. 

En este sentido explicó que la denominación de esta operación hace referencia al médico militar Francisco Javier Balmis, a quien se le ocurrió difundir la vacuna de la viruela en los territorios españoles de ultramar. "Su fin último era salvar vidas, como el de la Operación Balmis", destacó el general. 

En referencia a las cifras de la Operación militar, Vivas explicó que las Fuerzas Armadas llevaron a cabo un total de 20.000 intervenciones, durante el periodo que permaneció activa Balmis. De entre ella, 11.000 fueron desinfecciones, y una gran parte de ellas, en torno a 5.300 se llevaron a cabo en residencias de mayores. 

Además, los militares estuvieron presentes en un total de 3.477 hospitales o centros de salud, así como en 1.340 centros sociales. En este punto destacó que durante todos estos trabajos, las Fuerzas Armadas supieron "integrarse perfectamente" con los dispositivos civiles.

Clave del éxito. Por otro lado, durante su intervención, el General de Brigada del Mando de Operaciones subrayó que en su opinión la clave del éxito de esta operación fue "el ser humano, el soldado, el militar", recordando que se trata de una "profesión vocacional de servicio". Al respecto hizo especial hincapié en la importancia de los valores, que los militares tratan de "cultivar" entre ellos.

"A los soldados les inculcamos que el compañerismo es fundamental, tú te sacrificas en un momento dado por un compañero y te lo va  a devolver con creces. Los valores en las Fuerzas Armadas son importantísimos, los practicamos y los cultivamos", defendió. En este punto señaló que entre los militares destacan especialmente valores como el espíritu de servicio, el compañerismo, el valor y la disciplina. 

Por último, terminó su intervención hablando acerca de la Misión Baluarte, sucesora de la Operación Balmis, y que actualmente tiene hasta 2.500 militares formados y preparados para el apoyo a rastreadores. "Se van activando a demanda de las comunidades", recordó, y además también está llevando a cabo desinfecciones en diferentes zonas del país. "Es más pequeña y ojalá que siga así, que no se parezca a lo que ha sido Balmis, y que se mantenga en unos niveles como los de ahora, apoyando a las comunidades, pero que no sea demasiado grande", deseó. 

El Aula Magna de la Universidad de Burgos acogerá mañana la clausura de estas jornadas, que contarán con la presencia del jefe de la Unidad Militar de Emergencias, el Teniente General Luis Martínez Meijide, que explicará el trabajo de esta unidad durante los 98 días que duró la operación y cómo tuvieron que adaptarse. La visión científica la aportará el director del Área de Salud Pública y Medicina Preventiva de la UBU, el virólogo Juan Ayllón Barasoain, Director del Área de Salud Pública y Medicina Preventiva de la UBU. Además, serán clausuradas por el rector de la UBU, Manuel Pérez Mateos, y el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea.