scorecardresearch

Fuga de usuarios de Miranda por falta de mantenimiento

ARSENIO BESGA
-

En diez años, la cifra de abonados ha caído cerca de un 60%. Los socios piden un espacio más «moderno» y «limpio», que compita con otras localidades de su entorno como Lantarón o Haro

El club de atletismo AMA posee vallas de hace 25 años y solamente 9 han sido adquiridas recientemente. - Foto: Jesús J. Matí­as

El polideportivo de Miranda pierde socios cada año, salvo en contadas excepciones como entre 2018 y 2020. En ese tiempo unas 140 personas más se abonaron, sin embargo, el aumento no palió el constante descenso de las cifras. En 2006 cerca de 10.000 ciudadanos tenían carné. En 2021, solo 4.650. «La evolución en la mentalidad indica que cada día más gente hace deporte», reflexiona Javier Ranedo, un antiguo usuario de la piscina. «¿Cómo puede ser que el número de socios no pare de bajar?», se pregunta. «Es normal que la gente se harte y vaya a Haro o Lantarón», sentencia.

«Miranda no posee unas instalaciones acordes a la categoría de ciudad que es», considera David Gallo, vecino del municipio, exjugador del Mirandés y antiguo profesor de aquagym. «Cuando daba clases en Haro, veía instalaciones modernas, donde se hacían muchos cursos y actividades», añade. 

El municipio riojano cuenta con 1.216 socios en sus instalaciones deportivas de El Mazo. La cifra se halla muy por debajo de los 2.284 abonados que existían en la época precovid. No obstante, esta drástica caída, según parece, se debe a una cuestión puntual, no a una dinámica mantenida en el tiempo.

Las taquillas de la piscina descubierta, clausuradas a raíz de la pandemia, presentan deficiencias. Las taquillas de la piscina descubierta, clausuradas a raíz de la pandemia, presentan deficiencias. - Foto: Jesús J. Matías

En Lantarón, el número de abonados ha descendido un 9% de 2020 a 2021. Actualmente, esta localidad alavesa tiene 1.259 socios y, según explica el departamento responsable, la caída viene marcada porque este año «no se han permitido nuevas inscripciones». Algunos mirandeses, como Beatriz Tellado, prefieren este lugar porque «las piscinas son mucho más familiares». Además, parte de la plantilla del CD Lantarón recuerda que «el campo de artificial de Miranda rasga la piel [...] y el de Álava está duro, pero es de fibra de coco».

La piscina se alza como el servicio más utilizado, y criticado, en el territorio burgalés. «Son unas instalaciones de 1976, están anticuadas [...] Hay taquillas rotas, los vestuarios son pequeños y el agua está fría», sostiene Javier Ranedo. «No se hacen mejoras, es siempre lo mismo», apunta Antonio Portillo. «Cuesta poco ser socio, pero no se ofrece nada, por lo que es caro», coinciden ambos. Unido a ello, un atleta aficionado, César Bellido, considera que «las piscinas se pueden mejorar, en tema de limpieza sobre todo», añade. 

Los problemas del polideportivo afectan a más disciplinas que a la natación. «Fue una gozada que pusieran el pabellón cerrado en las pistas de tenis, pero tiene goteras y no se soluciona», explica Paquita Gordo. «Además, no lo han limpiado desde que se hizo», lamenta.

 La piscina climatizada de Miranda no tiene las dimensiones adecuadas para competiciones y su aforo resulta muy reducido para la demanda existente. La piscina climatizada de Miranda no tiene las dimensiones adecuadas para competiciones y su aforo resulta muy reducido para la demanda existente. - Foto: Jesús J. Matí­as

Para el Club AMA, en palabras de Raúl Quero, «no hacen falta más instalaciones, se necesita mantenimiento en las que hay». Este grupo de deportistas ha financiado un gimnasio en el recinto municipal y, tras 4 años reclamándolo, por fin cuenta con una pista homologada. «Al concejal actual le estamos agradecidos, pero con el anterior no fue tan bien», reflexiona Quero. Cuenta el entrenador del AMA que «las vallas tienen 25 años [...] se rompió una hace unos días. Nueve son nuevas, pero hacen falta 90, para todas las calles», enumera.

Las comparaciones son odiosas. Falta de espacio, material anticuado, ausencia de actividades... La lista de factores en los que el entorno de Miranda supera a sus instalaciones resulta interminable.

ARCHIVADO EN: Miranda de Ebro, Haro