scorecardresearch

Artilleros de Castrillo, a la frontera rusa

F.L.D. -I.E.
-

El Ministerio de Defensa ha destinado a Letonia una batería del RACA 11 de la base Cid Campeador dentro de la estrategia militar de la Alianza Atlántica por el conflicto en Ucrania

Los militares del RACA 11 llevan varios años participando en el contingente de la base de Adazi (Letonia). - Foto: Luis López Araico

Con la guerra de Ucrania recrudeciéndose prácticamente cada minuto, España no solo ha decidido estos días enviar armamento al ejército de la resistencia tras un debate en el seno del Gobierno. El Ministerio de Defensa también ha apostado por reforzar la presencia de sus Fuerzas Armadas en el contingente que desde 2017 tiene desplegado la OTAN en la frontera con Rusia. Así, ordenó el despliegue de 150 militares a la base de Adazi, en Letonia. Entre ellos se encuentra una batería del Regimiento de Artillería de Campaña 11 de la base burgalesa de Castrillo del Val. 

Cuando comenzaron a llegar las primeras noticias de la invasión rusa, empezaron los primeros movimientos en la base militar 'Cid Campeador'. Sobrevolaba la posibilidad de que varios efectivos tuvieran que reforzar la posición defensiva de la Alianza Atlántica en la frontera. Letonia sonaba con fuerza, pues al fin y al cabo es un lugar estratégico en el que los regimientos de Castrillo participan activamente. El lunes, el Ministerio de Defensa comunicó a la plana mayor que una batería (personal y también carros de combate) tenía que partir hasta Adazi, acuartelamiento  ubicado a escasos 30 kilómetros de la capital, Riga, y a menos de 300 de Rusia. 

Allí, junto con las Fuerzas Armadas españolas, conviven ejércitos de nueve países, entre ellos Italia, Alemania o Canadá, que es la encargada de coordinar las operaciones en Letonia y la que más efectivos proporciona. De hecho, también ha reforzado su presencia en los últimos días. Todos ellos conforman un batallón calificado de Presencia Avanzada Reforzada (enhanced Forward Presence eFP).  La misión de todos ellos desde el año 2017, a raíz del inicio de las hostilidades entre Rusia y Ucrania, es muy clara: disuasión y defensa.

Junto con los artilleros, el Ejército español cuenta con ingenieros zapadores y miembros de regimientos de transmisiones. Tras este ajuste acordado por el Consejo de Ministros el pasado lunes, los 150 militares destinados completarán un contingente de 350 efectivos, por lo que Defensa sube su presencia hasta el medio millar. En su mayoría son hombres y mujeres de la Brigada 'Guzmán el Bueno X' de Córdoba. 

La batería de la base de Castrillo está dentro de una unidad completa de Artillería de Campaña, aunque también han partido hasta Letonia Ingenieros Zapadores y capacidades de apoyo logístico. Por el momento, no se ha requerido la presencia del otro regimiento del acuartelamiento burgalés, Ingenieros 1. La misión, que no busca la confrontación, tiene como objetivo mantener la disuasión frente a cualquier agresión a través de un despliegue de naturaleza defensiva y responde al compromiso existente en el seno de la Alianza de ayudar a los países aliados. 

Otro de los trabajos fundamentales realizados en Adazi en los últimos años ha sido la defensa del ciberespacio para evitar el espionaje ruso.