scorecardresearch

«Comunicar también es cuidar»

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

La enfermera burgalesa Azucena Santillán continúa en el 'top ten' de los sanitarios con más seguidores en Twitter: más de 20.400 personas siguen sus comentarios en esa red. Su mensaje de mayor impacto fue en plena pandemia

La enfermera burgalesa Azucena Santillán continúa en el ‘top ten’ de los sanitarios con más seguidores en Twitter. - Foto: Valdivielso

Es cierto que Twitter tiene una bien merecida fama de ser un espacio hostil e impropio para una conversación sosegada y más bien se diría que es un campo de batalla en el que priman los insultos y los chascarillos. Pero, por suerte, esa red social es inmensa y hay quienes la utilizan con inteligencia y que, además, tienen el don de la divulgación: este grupo ha conseguido que una parte de los dominios del pajarito azul se convierta en un lugar en el que aprender muchas cosas y charlar de forma constructiva. Cuando estas condiciones se dan en el ámbito sanitario son de extrema utilidad tanto para los profesionales como para el público en general. Hace ya casi una década que la web socialmediatica.com hace una clasificación de los sanitarios más seguidos y en la Enfermería lleva ocho años en el top ten la burgalesa Azucena Santillán, que fue una de las pioneras en la utilización de internet para divulgación desde su blog Enfermería Basada en la Evidencia.

Este año Santillán también se encuentra entre los diez profesionales más seguidos, con más de 20.400 personas interesadas en leer todo lo que publica. Su mensaje con mayor impacto (2.802 likes) fue uno publicado en lo peor de la pandemia (el 2 de abril de 2020) en el que compartía una simulación en tres dimensiones para indicar cómo taparse la boca con el codo a la hora de estornudar rebajaba sustancialmente la capacidad de contagio de la covid-19. Los hashtags que más utiliza (son etiquetas para llamar la atención sobre algún tema y para encontrar los tuits que se refieren al mismo) son, en este orden, #quecorraelaire, #sanidadpública, #burgos, #covid19 y #latíacolumpios.

El primero y el último tienen que ver con una 'batalla' personal en la que se implicó -y aún sigue- para visibilizar la evidencia científica que se hizo patente en el verano del 20 sobre el contagio de la covid a través de aerosoles y la importancia de favorecer las actividades al aire libre para reducir la transmisión. En concreto, trabajó mucho contra la orden de cerrar los parques infantiles y sus publicaciones llegaron a varios ayuntamientos españoles, incluido el de Burgos, cuyo alcalde, Daniel de la Rosa, se puso en contacto con ella para conocer el asunto en detalle. Fueron tantos sus mensajes en este sentido que alguien la llegó a llamar despectivamente 'la tía columpios', mote que utilizó para conseguir aún más visibilidad y luchar porque los niños pudieran acceder a jugar al aire libre.

«Esto de los rankings hay que tomarlo con precaución, lo que más satisfacción me produce es que me mantengo ahí año tras año. Soy una firme defensora de formar a las enfermeras en comunicación en todos los ámbitos y especialmente en redes sociales porque es otro ámbito de cuidados. Comunicar es también cuidar y es muy importante que en momentos como el actual, en el que hay tanta desinformación, que haya personas cualificadas rebatiendo los bulos, una labor social muy importante de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad», explicó.

Santillán cree también que las instituciones sanitarias deben tener una presencia activa en redes sociales «para comunicar con la población, con los profesionales y con otras instituciones» y como ejemplo de buenas prácticas elige las consejerías de Sanidad de Baleares o Andalucía. Con respecto a la de Castilla y León y a Sacyl opina que aún les queda «mucho margen de mejora» porque, a su juicio, «hacen una comunicación muy tímida, bastante sesgada muchas veces, que da poca visibilidad al trabajo de sus profesionales y no hace una educación sanitaria potente y atractiva hacia la población».