El déficit de agentes de Policía Local se agrava

Ó.C
-
El déficit de agentes de Policía Local se agrava - Foto: Gonzalo Angulo

El hecho de no enviar a los cinco candidatos para cubrir las vacantes al curso de formación de la Junta y las jubilaciones que se esperan en este 2019 son los principales motivos

Policía Local vivirá un año importante en este 2019. Un ejercicio en el que se esperaba que se cubrieran, al menos, las cinco plazas que estaban vacantes y que se habían acumulado del 2016 al 2018. Pero de momento esta premisa no se podrá cumplir, puesto que el Ayuntamiento no ha llegado a tiempo dentro de la Oferta de Empleo Público y no podrá mandar a los cinco mejores candidatos al curso de formación de agentes locales que desarrolla la Junta de Castilla yLeón y que empezó ayer. Este es un aspecto imprescindible, puesto que se tiene que aprobar, tiene una duración de nueve meses y habitualmente es anual.
Pero este no es el único motivo por el cual el servicio puede ver cómo se agrava su situación de falta de personal, puesto que la posibilidad de que los agentes se jubilen a los sesenta años ha empeorado el panorama que se afronta en la ciudad. En las primeras semanas de 2019 ya han formalizado su salida tres agentes y en breve este número se va a aumentar todavía más. Desde el Consistorio se indica que en total pueden ser once los que se marchen al cumplir la edad, por lo que el número de plazas sin cubrir dentro del servicio podría llegar a 16 en este ejercicio.
Con el mes de febrero recién arrancado, la cifra de vacantes es de ocho con las jubilaciones más lo acumulado desde el 2016, con una plantilla de 53 agentes en las que también hay que contar a los mandos. Este también es otro aspecto en el que la situación se complicará, puesto que desde la administración local se comunicó que las jubilaciones que se esperan, aunque no tienen porque ser efectivas, pueden incluir a tres oficiales y a un subinspector. Un aspecto que se espera cubrir a través de la promoción interna, aunque también hay que tener en cuenta que se pueden producir peticiones de traslado, ya que en otros municipios también hará falta completar plantillas, por lo que este será el tercer factor que habrá que tener en cuenta dentro del servicio.
Por parte de la concejala responsables, Laura Torres, se confiesa que «no va a dar tiempo ir a la escuela regional», incluso se reconoce que dentro de la Oferta de Empleo abierta para cinco plazas (aunque se pueden ampliar) tampoco ha dado tiempo a realizar ni las pruebas físicas ni el examen teórico y tampoco el reconocimiento médico puesto que «no se han publicado las listas definitiva». Por lo tanto, el problema ya no ha estado en saber en cuántos se tenían que ampliar las cinco plazas por el efecto de las jubilaciones, como se indicó en un primer momento desde la administración local, sino que no se ha llegado a tiempo con el proceso para presentar al menos a los cinco candidatos.
Para tratar de paliar la situación y no demorar las vacantes hasta 2020, Torres sigue esperando a que en este ejercicio se puede repetir el curso de formación de la Junta, aunque de esto todavía no hay confirmación y habría que ver cuándo se iniciaría teniendo en cuenta que la duración es de nueve meses. Una esperanza que se debe a que «la situación de Miranda ni es única ni exclusiva», por lo que se espera que la administración regional haga otra convocatoria.