scorecardresearch

Tumban el concurso de la depuradora tras dos recursos

J.M.
-

Obliga a reiniciar el proceso para adjudicar el contrato más importante de Aguas de Burgos, valorado en 16,5 millones

Las instalaciones de la depuradora se encuentran en Villalonquéjar. - Foto: Alberto Rodrigo

El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarcyl) ha dado un severo varapalo a la sociedad Aguas de Burgos al invalidar el concurso que la empresa pública convocó hace dos meses para contratar la gestión de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y que se encontraba aún en periodo de recepción de ofertas.

El revés no es menor ya que se trata del mayor contrato de cuantos gestiona Aguas de Burgos. Salió a concurso con un presupuesto de licitación de 16,5 millones de euros por sus cinco años de vigencia (incluida una prórroga anual) y ahora la empresa municipal se ve obligada a tener que realizar un nuevo pliego.

El pronunciamiento del Tarcyl se produce después de que Valoriza y Facsa, dos de los aspirantes a llevarse el contrato, presentaran recursos contra el pliego. El presidente de Aguas de Burgos, Miguel Balbás, confirma que el tribunal ha dado la razón a las empresas en sus alegaciones relativas al desglose de los precios que figuraban en el pliego.

Balbás detalla que la obligación de retrotraer el procedimiento para publicar el nuevo concurso obligará a tener que esperar hasta el próximo mes de enero para tener listo un nuevo pliego. Esto quiere decir que parece complicado que pueda haber una nueva adjudicataria del contrato antes del inicio de la próxima primavera.

No están siendo fáciles las cosas para Aguas en lo que respecta a la gestión de la depuradora ya que cabe recordar que Aqualia, la actual adjudicataria del contrato, reclamó hace meses que se le compensara con alrededor de 2 millones de euros por las pérdidas que le ha ocasionado el incremento de los costes de la energía.

Entre otras cosas, la compañía responsabilizaba a Aguas de no haber podido utilizar un digestor secundario que abaratara el centrifugado ya que se encuentra en este momento sin cubierta. A lo que se suma el de los reactivos que se utilizan para el proceso de depuración del agua, cuyo desembolso ha sido mucho más elevado de lo que se podía prever. 

La discusión también atañe a las expectativas que había puestas en el proceso de hidrólisis que se había incorporado a la planta ?(para la estabilización de los lodos y su higienización) ya que se esperaba de él que mejorara el coste de explotación de la EDAR y, al parecer, no ha dado los resultados esperados.

Tan descontenta estaba Aqualia que no quiso que se prorrogara el contrato. Eso sí, se ha visto obligada a tener que gestionarlo en tanto se resuelve el concurso y se nombra un adjudicatario.

Sin embargo, la resolución del Tarcyl no contribuirá precisamente a agilizar los plazos ya que el pliego que se aprobó estaba mal elaborado. Hasta el punto de que será necesario redactar uno nuevo.

Ahora mismo, Aguas de Burgos tiene dos problemas: resolver la resolución del Tarcyl y la reclamación realizada por Aqualia.