El cementerio continúa con cientos de tumbas inservibles

H.J.
-

Queda un margen de cuatro años hasta que sea imprescindible recurrir a los patios donde será necesaria una importante inversión para reparar el hormigón hundido. La ampliación del camposanto de Burgos cumple dos décadas

El cementerio continúa con cientos de tumbas inservibles - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Fue una actuación emblemática, absolutamente necesaria antes incluso de su inauguración, pero nació con problemas y así sigue. La obra de ampliación del cementerio municipal de San José, que se estrenó oficialmente un año más tarde, vivió el grueso de los trabajos en el año 2001 y cumple ahora dos décadas. Se hizo con prisas, con constantes retrasos, varias prórrogas y no pocas discusiones entre los responsables municipales y las empresas, así que las consecuencias de aquello siguen sin estar solucionadas.

Aquella gran inversión acometida durante la legislatura de Ángel Olivares, aunque ya era urgente desde varios años antes, costó cerca de 6 millones de euros y permitió que la ciudad se garantizase un camposanto durante varias décadas. San José se había quedado sin sitio y su superficie se incrementó en un 150% con el objetivo de garantizar un lugar para el descanso eterno durante 20 o 25 años.

La previsión, sin embargo, se ha quedado muy corta. Los cambios en las costumbres han provocado que muchos enterramientos sean ahora incineraciones o que se opte por nichos, así que el cementerio no está cerca del final de su vida útil, ni mucho menos, porque aún quedan alrededor de 30 patios libres de los 70 que se construyeron. Lo malo es que la mayor parte de ellos están inservibles.

El hormigón con el que se dejaron preparadas los huecos para las sepulturas está arruinado. En algunos puntos se deshace con el roce de cualquier objeto y queda desmigado a poco que se le golpee con la suela del zapato, en otros se encuentra hundido y cuarteado. Hay zonas donde incluso la tierra se desliza y provoca grietas o el movimiento de las tapas de las lápidas. Para poder enterrar en estos patios sería necesaria una gran inversión, pero el Ayuntamiento por ahora no lo contempla.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)