scorecardresearch

Cs promete recursos y capacidad sancionadora al Procurador

SPC
-

David Castaño destaca su "lealtad" por dar ejemplo de cómo un "contrapoder" no tiene que ser un obstáculo a la labor de la administración

Cs promete recursos y capacidad sancionadora al Procurador

El portavoz del Grupo de Ciudadanos en las Cortes, David Castaño, comprometió hoy las herramientas y los recursos necesarios al Procurador del Común, así como la capacidad sancionadora necesaria para que pueda “velar” por el cumplimiento de la nueva Ley de Transparencia de Castilla y León. Además, aseguró que se situará en el “centro”, lo que supondrá un “antes y un después” en el blindaje de este derecho de acceso a la información pública.

Castaño, que compareció ante el pleno de las Cortes en el que el procurador del Común, Tomás Quintana, presentó el informe de 2020, reconoció el trabajo “pegado a tierra y cercano al ciudadano” hecho por esta institución “necesaria” por la configuración de la Comunidad. “Creemos en la institución que representa” afirmó el parlamentario ‘naranja’, quien puso en valor su “lealtad”, que recalcó solo alcanza su máximo valor si es acompañada de la transparencia.

Asimismo, el parlamentario de Cs destacó que el Procurador del Común ha dejado “patente” que servir a los castellanos y leoneses supone “respetar y cumplir” las obligaciones y colaborar con las administraciones, porque recalcó que la unidad y la responsabilidad son indispensables y “un ejemplo a seguir” de como ejercer de “contrapoder” no supone ser un obstáculo para las administraciones.

David Castaño aseguró que se avanza con “cautela y preocupación”, esperando que el ritmo vacunas y la incidencia del COVID-19 sigan una evolución inversamente proporcional, si bien denunció que están “atados de pies y manos”, al no contar con herramientas jurídicas, lo que -añadió- hace imposible tomar decisiones “oportunas y sobre todo, a tiempo”.

Todo ello coloca, dijo, a la Comunidad en un “delicado” equilibrio que “amenaza con romperse”, tras un año “lleno de dolor”, cargado de sufrimiento, por lo que aseguró que la defensa del derecho a la vida es un “valor supremo” que debe guiar las decisiones políticas, porque replicó que sin esto las “libertades quedan en entredicho”.

En su opinión, la nueva normalidad o que nadie se quede atrás deben ser “tratados” y aplicados de forma “global” y pidió que no se utilice la geopolítica en el acceso a las vacunas del COVID-19, porque eso generará en su opinión más desigualdades. Por tanto, rechazó que se firmen acuerdos bilaterales, en forma de un “juego de suma cero”, porque recalcó que el interés sanitario debe estar por encima del político.

Debilidades y fortalezas

El portavoz ‘naranja’ repasó las debilidades, pero también las fortalezas vistas durante 2020 porque recalcó que la Comunidad afrontó “unida” los peores momentos y destacó que un 30 por ciento de las quejas son consecuencia directa de la pandemia, en relación a la sanidad, la educación y las residencias.

De esta forma, David Castaño destacó el “indudable esfuerzo” del sistema salud y de los profesionales para hacer frente a la enfermedad, que recalcó no ha provocado el colapso sistema porque la sanidad de Castilla y León es a su juicio “robusta”. No obstante, expresó su preocupación porque se baje la guardia en otras enfermedades al centrase en el COVID.

Sobre la sanidad rural y la “multitud” de quejas recibidas, en concreto, sobre los consultorios locales, el portavoz de Cs indicó que es una preocupación “recurrente” en los informes anuales del Procurador del Común. Además, defendió la mejora de la relación médico-paciente y afirmó que la presencialidad no puede ser sustituida por la digitalización, sino que deben complementarse, porque en su opinión la asignatura pendiente es la introducción de la inteligencia artificial o el “big data” para alcanzar una “óptima planificación”.

En cuanto a las residencias, “epicentro” de la pandemia, destacó que desde Sanidad y Familia e Igualdad de Oportunidades se implementaron medidas urgentes, intensificando las labores de control, inspeccionando con el máximo rigor y velando por la salud de residentes y trabajadores. Además, valoró la mejora de la información y comunicación a los familiares y los planes de contingencia habilitados. En definitiva, sostuvo que no se escatimaron esfuerzos, ni organizativos, ni presupuestarios, para “salvar vidas” y minimizar el impacto de la pandemia.

Sobre el curso escolar, David Castaño admitió las dificultades de los primeros meses ante una situación desconocida, pero remarcó que se implantó la jornada continua con carácter generalizado y un protocolo de regreso a la actividad lectiva, que junto a otras medidas, convirtieron a los centros en espacios seguros, a diferencia de lo ocurrido en países como Francia o Portugal.

Además, reconoció el impacto económico, psicológico y social de las restricciones, sobre todo, sobre la hostelería, el turismo, los gimnasios o la restauración, pero destacó que se han flexibilizado las medidas de acuerdo a los indicadores sanitarios y el “rigor científico. Además, indicó que se habilitó un “abanico” de ayudas para aliviar pérdidas, si bien admitió que “nunca serán suficientes”. Por ello, consideró necesarias políticas de apoyo urgente o adicionales, como pidió el Procurador del Común.