scorecardresearch

Feijóo ve al Ejecutivo agotado y cautivo de sus socios y dogmas

Agencias
-

El popular acusa al Gabinete de gobernar para mantener el poder y reivindica el «autonomismo útil», que las regiones ejerzan su derecho y su deber de participar en las políticas nacionales

Feijóo ve al Ejecutivo agotado y cautivo de sus socios y dogmas - Foto: Eduardo Briones

El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, cargó ayer duramente en Sevilla contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al que acusó de «negociar y pactar sus decisiones» solo «para seguir en el poder». Tras asegurar que tiene un «enorme síntoma de agotamiento», indicó que es un Ejecutivo «cautivo» de sus socios y de «sus dogmas ideológicos».

Así se pronunció en un encuentro organizado por la Conferencia de Empresarios de Andalucía, donde puso en valor la gestión y reformas del presidente de la Junta y candidato a la reelección, Juanma Moreno, que, a su juicio, han marcado el «mayor hecho diferencial de Andalucía en los últimos 40 años».

En su primer acto de precampaña juntos en Sevilla, Moreno le devolvió los elogios y presumió de su «sintonía política y personal». «Creo que España necesita mucho Feijóo y madurez, sensatez y experiencia», proclamó para añadir que sus cuatro mayorías absolutas en Galicia no son «casuales» sino fruto del trabajo «bien hecho».

Ante los empresarios, Feijóo puso a Andalucía como ejemplo de alternativa económica a la política de Sánchez. «Una alternativa de rigor, seriedad», declaró. Dicho esto, urgió a un cambio en la política económica de España porque, según ha dicho, Sánchez está endeudando a los españoles en «200 millones  al día». Además, denunció que la deuda pública ha aumentado en 300.000 millones desde que gobierna el PSOE y alertó de que España va camino de alcanzar los 1,5 billones de euros.

También hizo referencia a «datos inquietantes» que, según explicó, sitúan a España con la mayor tasa de paro de Europa, con la mayor subida de precios de todas las economías desarrolladas, con un déficit estructural que se ha duplicado y una deuda que alcanza el 120 por ciento del PIB. Por todo ello, el presidente del PP insistió en que Sánchez debe «cambiar el rumbo» de la política económica porque, a su entender, se está «hipotecando» a España, a las familias, a las empresas y los ciudadanos.

«El problema es que a nivel nacional no se está haciendo lo que se debería. Las decisiones del actual Gobierno se formulan, se negocian y se pactan para aguantar en el poder», criticó.

El foco, en las personas

El político gallego apuntó que la financiación «tiene que ir por el coste efectivo de los servicios públicos» que se gestionan, algo que, según dijo, «tiene una relación directa con las personas, no con los territorios». En este sentido, pidió financiar servicios para las personas, que «son la base del sistema» y rechazó «financiar territorios, que es lo mismo que financiar aliados de Gobierno». «Pero el sistema de financiación y la estabilidad del Gobierno son cosas distintas porque si no, automáticamente empezamos a hacer la cuenta al revés», subrayó.

Tras reivindicar el Estado de las Autonomías y el «autonomismo útil» que ha practicado Moreno, que ha sido «útil» a Andalucía y al Estado, el presidente del PP señaló que las regiones son Estado y, por lo tanto, tienen «el derecho y el deber de participar en la articulación de las políticas nacionales».

Al hilo de la polémica de estos días sobre si España es o no es un estado plurinacional, el conservador  defendió el «notable éxito» del Estado de las Autonomías. «A día de hoy sabemos qué es un Estado autonómico, pero nadie ha aclarado en qué consiste la España confederal, la España asimétrica o la España multinivel», exclamó. Es más, recalcó que hasta los defensores de la independencia o los que proponen la supresión de las comunidades, en alusión a Vox, «no tienen empacho en participar activamente en el Gobierno de las mismas».