scorecardresearch

«Las últimas derrotas fueron una losa que había que quitarse»

C.P.
-

Xavi Rabaseda, alero del Hereda San Pablo, cree que hicieron un encuentro «muy bueno desde el inicio»

Xavi Rabaseda trata de hacerse con un balón rodeado de rivales. - Foto: Alberto Rodrigo

Xavi Rabaseda se ha convertido en las últimas semanas en uno de los portavoces del Hereda San Pablo. Dio la cara en el momento más delicado, cuando  el equipo encajó una dolorosa e inexplicable derrota en Andorra, y ayer volvió a salir a la sala de prensa con un rostro serio, pero con la satisfacción del trabajo bien hecho tras un partido muy completo ante el Unicaja. «Hemos conseguido la victoria, que al final era lo que buscábamos», dijo aliviado.  

El alero azulón reconoció que el triunfo era «muy necesario tanto para seguir vivos como para subir el ánimo» después de una semana en la que han estado «trabajando muy bien». Además, admitió que supone un desahogo tras los tropiezos frente al Barça y el MoraBanc Andorra: «Las dos últimas derrotas fueron una losa muy grande y había que quitársela de encima cuanto antes». 

En cuanto al análisis del encuentro frente al Unicaja, Rabaseda opinó que hicieron «muy buen partido desde el inicio» y que en líneas generales estuvieron «bastante sólidos», pero también fue autocrítico y dijo que deben cuidar el rebote porque es una faceta en la que están sufriendo: «Tenemos que controlar eso porque es lo que les da a los demás equipos segundas oportunidades para volver a meterse».

Respecto a la salida del San Pablo tras el descanso, que es cuando han tenido desconexiones imperdonables en otros duelos, Rabaseda comentó que lo hablaron en el entretiempo para que no volviera a suceder: «Paco (Olmos) nos avisó en el descanso de que era muy importante empezar muy fuertes en los primeros minutos del tercer cuarto- en los que en algunos encuentros tenemos desconexiones- para intentar romper el partido y no dar opción al Unicaja a engancharse».

También destacó el trabajo defensivo sobre los hombres más talentosos del Unicaja, exceptuando el primer cuarto de Axel Bouteille, y puso en valor el hecho de haber dejado a jugadores como Jaime Fernández o Darío Brizuela por debajo de los 10 puntos.

Agradecimiento. Por último, Rabaseda agradeció a la afición «el apoyo constante porque nunca dejaron de creer en nosotros». «Vamos a seguir luchando. El martes tenemos otra oportunidad para ganar en Valencia», concluyó.