scorecardresearch

En suspenso el giro a la izquierda en el bulevar

J.M.
-

El edil de Tráfico en el Ayuntamiento de Burgos, Adolfo Díez, no lo descarta pero reconoce que ahora hay «otras prioridades»

El PSOE y Cs prometieron el giro en sus programas electorales. - Foto: Patricia

Los dos integrantes del Gobierno de coalición del PSOE y Cs llevaron en sus programas electorales la promesa de que habilitarían nuevos giros a la izquierda en el bulevar. Los socialistas incluso concretaban los dos lugares escogidos: en la intersección con la calle Madrid y en la de Casillas. A lo que añadían que permitirían que por el carril para el transporte público circularían Vehículos de Alta Ocupación (VAO).

No se puede decir que a lo largo del mandato el Ejecutivo local no ha trabajado en este asunto. Hasta el punto de que el exconcejal de Vías Públicas, Julio Rodríguez-Vigil, encargó un proyecto para plantear la construcción de hasta cuatro o cinco rotondas en el bulevar. La parte socialista del Gobierno de coalición, con el alcalde a la cabeza, ordenó echar el freno al ahora edil no adscrito.

No se olvidó la promesa electoral y lo que se planteó desde el ámbito político fue realizar una prueba cambiando la regulación semafórica a la altura de la calle Madrid para permitir el famoso giro.

En el área de Tráfico realizaron algunas pruebas simuladas y pronosticaron un caos circulatorio. Las simulaciones realizadas vendrían a asegurar que en las horas punta del día se podrían presenciar hileras de coches que llegarían hasta la calle Gumiel de Izán o hasta Timoteo Arnaiz. Es decir, de más de un kilómetro de longitud en cada sentido de la circulación. La cosa no quedaría ahí ya que también se esperaban problemas en la calle Madrid.

Pese a la opinión de Tráfico, más que contundente, el bipartito aseguró en diciembre del año pasado que se realizaría alguna prueba para ver en tiempo real, sin simulaciones de ningún tipo, cómo se comportaba la circulación.

Han pasado los meses y el concejal de Tráfico, Adolfo Díez, se limita a afirmar que la idea del giro a la izquierda está en este momento «en stand by» (en suspenso). Ni asegura que se vaya a hacer ni lo descarta y aclara algo más cuando detalla que si no está previsto en el corto plazo es porque «ahora hay otras prioridades» que atender.

Salvo un nuevo giro de los acontecimientos, todo apunta a que el equipo de Gobierno no se aventurará a introducir cambios y menos aún cuando sabe que el criterio de los técnicos de Tráfico es contrario a modificaciones.