El cura que pisó el barro

I.P.
-

Los vecinos de la localidad y del entorno rindieron homenaje el lunes, durante las fiestas de Santa Eulalia, a don Eliseo Martínez que tras casi 50 años de párroco se jubiló hace unas semanas

El cura que pisó el barro - Foto: Patricia González

El lunes  concurrían en Cardeñuela Riopico varias circunstancias, por una parte, culminaban las fiestas en honor a la patrona, Santa Eulalia, y por otra se ponía fin a la campaña de crowdfunding con Hispania Nostra para recaudar fondos y poder restaurar el retablo de Felipe de Bigarny. Aprovechando ambas, los vecinos quisieron hacer un homenaje a don Eliseo Martínez López, el cura que se acaba de jubilar después de casi 50 años de acción parroquial en Cardeñuela y los pueblos del entorno: Orbaneja, Quintanilla, Villalval y Rubena.

Los vecinos, agradecidos a don Eliseo, que cumplió 76 años el pasado mes de noviembre, no quisieron faltar al emotivo acto y ayer le prodigaban besos, se hacían fotos con él a la salida de la misa, que concelebró, y después ya en un ambiente festivo gastronómico, le agasajaban en la carpa con la entrega de regalos por parte de la corporación municipal y la asociación de vecinos. Don Eliseo, que también se licenció en Geografía e Historia y fue durante 31 años profesor del colegio de San Pedro y San Felices, llegó a Cardeñuela cuando había barro en las calles, barro que pisó durante unos cuantos años -como le vaticinaron don Timoteo y el arzobispo que le nombró, don Segundo- hasta que los fondos públicos fueron llegando a los ayuntamientos y se comenzaron a hacer obras  en los pueblos, entre ellas, el asfaltado de las calles.Antes de aterrizar en estos pueblos de Riopico había tenido otros destinos, nunca demasiado tiempo, como en la iglesia de la Anunciación en la capital burgalesa, donde fue coadjutor dos años, para pasar después a Melgar de Fernamental, Salazar de Amaya, Cuevas de Amaya... hasta que en el año 1971 llega a Cardeñuela. Desde el primer momento, don Eliseo quiso integrarse en los pueblos. Eso de ir solo a decir misa y dar un sermón no iba con él, así que como aficionado al fútbol que era y es, no dudó en ponerse a jugar con el equipo local los domingos después de la homilía. Eso le permitía estar en contacto con la gente joven, dice. Pero igual que le daba al balón, le gustaban los bolos, así que también jugaba con los vecinos, con quienes igualmente, compartía partidas de cartas -subastado o mus- y vinos en la cantina. "Para no solo verlos en la iglesia, sino hablar en persona con unos y otros y así enterarme de las cosas que pasaban en el pueblo y crear una cercanía con ellos", recuerda. 

Don Eliseo sacó de estos pueblos por primera vez a muchos vecinos de excursión, primero por las localidades cercanas, después por  otras comarcas de la provincia, más tarde traspasando los límites de ésta para visitar el Pilar de Zaragoza o la Catedral de Santiago de Compostela y después más lejos para ver los santuarios de Fátima y Lourdes.Tantos años y tantas vivencias han dejado un poso en varias generaciones de estos pueblos. Por eso, el cura no pudo por menos que decirles a sus feligreses en su despedida que "se va Eliseo cura, pero queda el Eliseo amigo". Se va, eso sí con un pesar, el de dejar el sacerdocio sin ver restaurado el retablo de la iglesia, por el que tantos esfuerzos están haciendo los vecinos de Cardeñuela. Ahora, ya solo espera que se puede conseguir el dinero necesario para restaurarlo y que pueda acudir al pueblo para verlo de nuevo en todo su esplendor y disfrutarlo con los vecinos.

 

Fin del crowfunding pro retablo 

El objetivo mínimo se había fijado en 12.000 euros, aunque para garantizar la restauración del retablo, obra de Felipe de Bigarny, se necesitan 30.000. Al cierre de esa edición, a apenas dos horas de cerrar la campaña del crowdfunding, se llevaban recaudados 8.500 euros de 97 aportaciones.La asociación de vecinos pro retablo Felipe de Bigarny de Cardeñuela Riopico, que preside Gloria Burgos, no se da por vencida pese a no haber cumplido el objetivo mínimo, y recuerda que cuenta con otros 10.000 euros que se han ido acumulando en distintas acciones que se han llevado a cabo a lo largo de estos meses, acciones, por otra parte, que seguirán desarrollando para sumar más dinero a lo ya recaudado e, incluso, buscando financiación si fuera necesario, por otras vías, incluidas las instituciones públicas o el grupo de acción local de la comarca.Gloria Burgos asegura que una vez que se han embarcado en esta  campaña para poder restaurar el retablo, no van a abandonar. La joya del templo se recuperará sea antes o después, se conjuran los vecinos, que también alertan de deterioro que sufre y la urgencia en intervenir para devolverla su esplendor. El retablo fue realizado entre los años 1526 y 1529 por el escultor Felipe de Bigarny.
Notas: