scorecardresearch

Decenas de avisos por botellón y ruido en el Andén 56

F.L.D.
-

La Policía Local reforzó su presencia ante el aluvión de llamadas y realizó un control de alcohol y drogas

Los agentes denuncian al joven al que sorprendieron orinando en la vía pública. - Foto: Patricia

La radio de avisos de la Policía Local estuvo especialmente activa desde las diez de la noche del pasado jueves. Decenas de vecinos de San Pedro y San Felices alertaron de ruidos y botellón en el entorno del Andén 56 ante la celebración de una fiesta que reunió a casi un millar de personas. El cuerpo municipal se vio obligado a reforzar su presencia en la zona para evitar que la situación se fuese de las manos en el exterior de la sala. Los controles se saldaron con varias sanciones, principalmente por positivos de alcohol y drogas al volante y orines en la vía pública.  

El teléfono no paró de sonar desde que los primeros chavales se acercaron a los alrededores del antiguo Hangar. La Policía Local ya era consciente de que en este recinto estaba programada una fiesta que había vendido cerca de 900 entradas. Por este motivo, establecieron un dispositivo especial y «dinámico» en este entorno. La sola presencia de las patrullas evitó un botellón masivo. No hay que olvidar que esta zona se ha convertido tras la irrupción de la pandemia en un nuevo foco. 

Los vecinos principalmente se quejaron de ruidos y de actos incívicos de algunos de los jóvenes que se acercaban a las paredes de los edificios para orinar. De hecho, los agentes levantaron varias actas de sanción por este motivo. También por alcohol y drogas al volante, pues se estableció un control en la calle San Pedro y San Felices. Uno de los conductores fue sancionado por conducción temeraria al ir conduciendo a gran velocidad por esta vía y por dar positivo en consumo de bebidas etílicas y también en THC (cannabis). 

La vigilancia se extendió además a otras calles del entorno del Andén 56, como el Camino San Zoles o Siervas de Jesús, y de barrios aledaños como el Crucero o San Julián, como  Salas de los Infantes o Cervantes, donde encontraron a varios jóvenes bebiendo en plena vía pública.