scorecardresearch

Correa eleva un 19% su facturación en el primer semestre

DB
-

La multinacional logró en los primeros 6 meses unos ingresos ordinarios de 42,5 millones, consolidando el crecimiento iniciado antes de la pandemia. La cartera de pedidos del Grupo a 30 de junio asciende a 74,8 millones, cifra récord a estas alturas

El Grupo Correa centrará sus esfuerzos principalmente en tres sectores en los que la actividad está repuntando: Defensa, Energías Renovables y Nuclear. - Foto: Alberto Rodrigo

El Grupo Correa contabilizó durante el primer semestre del ejercicio 2022 unos ingresos ordinarios de 42,5 millones de euros. Este dato de facturación supone un crecimiento del 19% respecto al mismo periodo del año anterior (37,9 millones de euros), consolidándose de esta manera la senda de crecimiento iniciado con anterioridad a la pandemia por la multinacional, líder en soluciones de fresado a nivel mundial.

A pesar de la situación coyuntural de constante y generalizado incremento de los costes de energía, materias primas y transporte, a los que se ha unido una inflación al alza en cifras inimaginables años atrás, el Grupo Correa está consiguiendo mantener sus niveles de rentabilidad, explican fuentes de la entidad. El EBITDA de la compañía ha alcanzado los 4,3 millones de euros, situándose por tanto la ratio EBITDA sobre ingresos en el 10%, dato por encima de la rentabilidad media del sector de máquina herramienta.

El beneficio antes de impuestos consolidado (BAI) de la compañía, ha sido de 3,5 millones de euros, ligeramente por encima del obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior. En términos porcentuales, se muestra una rentabilidad del 8% sobre ingresos, dato que sitúa al Grupo Correa en una posición de referencia en el sector de fabricantes de grandes fresadoras, máxime en el contexto en que nos encontramos, destacan en un comunicado.

El semestre se cierra, además, con una cartera de pedidos en niveles récord para esta fecha del año, que asciende a 74,8 millones de euros, un 67% superior a la que el Grupo tenía el año anterior por estas mismas fechas. Esta cifra de cartera hace que la empresa no solo mire al cierre del año con cierto optimismo, a pesar de la difícil coyuntura, sino que pueda ir organizando la producción del próximo ejercicio, puesto que muchos de estos pedidos serán para entregar en 2023.

Estos resultados son el fruto de una estrategia estricta, en términos operativos, que tiene como piedra angular la rentabilidad, basada en la gestión y control de costes en todos los procesos productivos, que ahora, más que nunca, se pone en valor y se refuerza, pues está permitiendo que el Grupo incremente su actividad y su rentabilidad a pesar de un entorno de incremento generalizado y global de los costes.

A nivel comercial, la importancia de la actividad exportadora de la compañía sigue siendo clave, ya que representa más del 95% de su volumen de facturación, con una diversificación geográfica importante. La diversificación sectorial cobra en estos momentos especial relevancia, y el Grupo centrará sus esfuerzos principalmente en tres sectores en los que la actividad está repuntando, Defensa, por motivos obvios, Energías Renovables y Nuclear, puesto que buscar alternativas a los combustibles fósiles es hoy una prioridad a nivel mundial, y Aeronáutica, que aunque más tímidamente que las dos anteriores, empieza a remontar tras años de desierto.

"A pesar de vivir un momento marcado por la inestabilidad y la incertidumbre, tanto económica como geopolítica, mantenemos nuestro compromiso con el crecimiento rentable del Grupo Correa, confiando plenamente en poder seguir con nuestra estrategia de expansión, con la que se ha ido aumentando paulatinamente tanto nuestro volumen de negocio como nuestros resultados", expresa Carmen Pinto.

La CEO de Grupo Correa asegura que la compañía seguirá "impulsando el desarrollo de nuestros procesos productivos, valorando iniciativas que nos permitan crecer en volumen, con el foco puesto en la eficiencia. La digitalización y automatización, siempre bajo un desarrollo sostenible, serán los pilares de nuestras nuevas inversiones".

"Nuestra ingeniería, tanto de desarrollo, como de aplicaciones y producción, que es sin duda uno de nuestros principales pilares diferenciadores, pilotará esta nueva fase, poniendo a nuestra disposición las técnicas más avanzadas que hoy vemos en nuestro sector", avanza Pinto, que confía en que "los Fondos Europeos puedan dar un impulso a nuestros proyectos, pero no serán un factor determinante, pues nuestra apuesta por el desarrollo es clave en este momento y tenemos la convicción de llevarlo a cabo independientemente de la fuente de financiación".