scorecardresearch

Juan de Colonia, monumental

I.L.H.
-

Una tesis del investigador Nicolás Menéndez desgrana el modo de trabajar del arquitecto más importante del siglo XV. El libro sobre el autor de las agujas de la Catedral se presenta el jueves

Nicolás Menéndez González en las torres de la Catedral en 2009, en una de sus visitas de documentación para la tesis.

Como especialista en arte y patrimonio Nicolás Menéndez siempre ha estado fascinado por el autor de las agujas de la Catedral. «Para mí era como un personaje casi mitológico, un héroe que había cambiado el devenir de la arquitectura del siglo XV castellano», apunta. Deseoso de profundizar en este artista monumental, Menéndez aprovechó su estancia en Alemania para contrastar las informaciones que había en uno y otro país, y decidió dedicarle su tesis desde la ciudad alemana al padre de Simón de Colonia. Ahora la Fundación VIII Centenario de la Catedral ha financiado su traducción al castellano.

«La obra de Juan de Colonia es monumental. Lo que conservamos y podemos confirmar que es de él es muy poco: las torres y las agujas de la Catedral, parte de La Cartuja, el cimborrio que desapareció y una serie de reformas. Pero es suficiente para considerarlo un arquitecto pragmático al que le define su capacidad para comprender y traducir al diseño los encargos recibidos, y también de transformar esos diseños en la obra física. Podemos decir que Juan de Colonia fue capaz de aprender con el reto de cada tarea», subraya.

El autor destaca en su texto académico aspectos interesantes sobre su biografía que no estaban muy claros, como su llegada a Burgos. «A diferencia de lo que se contaba de que Juan de Colonia llegó con el obispo Alonso de Cartagena en 1440 podemos aseverar que el maestro lo hizo unos años más tarde porque hemos podido localizar en las torres de la fachada occidental las juntas constructivas, es decir, lo que vienen a ser las fronteras entre la obra del siglo XIII y la del XV. Y en la obra nueva he localizado la actividad de dos talleres de cantería: el primero trabajó a principios de los años 40 y tras su despido contrataron a otro taller en el que estaría Juan de Colonia».

Respecto a su legado, el investigador asturiano ha localizado fuentes que constatan que el obispo Cartagena le mandó construir la obra nueva de las torres en correspondencia con las antiguas: «Es decir, que lo que le mandó construir en la fachada de la Catedral fue una obra de carácter historicista, que construyera en el XV con el estilo del XIII. Eso era algo que siempre llamado la atención a los historiadores. Y ahora sabemos que fue por decisión del prelado».

Para la construcción de las agujas, que dieron un perfil completamente diferente a la Catedral, pudo estar influenciado por el arte germano de la época. Pero Juan de Colonia también aprendió de los canteros y arquitectos españoles, como la técnica de la bóveda tabicada que asumió en La Cartuja.

Analizando el trabajo para este monasterio ha descubierto un plano inédito de su hijo Simón de Colonia. «Es excepcional porque se trata de la traza sobre pergamino más antigua localizada en el ámbito castellano. Y es interesantísimo porque es un estudio de diferentes soluciones para el rediseño de la iglesia de Miraflores».

La tesis también menciona la capilla de la Visitación, un oratorio que jugó un papel destacado en la biografía artística de Juan de Colonia y en la historia de la arquitectura española. Sin embargo no está tan claro que sea del alemán. O así lo cree Menéndez al repasar que la misma forma de su bóveda se halla en otras iglesias. «Es muy común para la fecha; son formas del repertorio de los canteros de los años 30. Por lo tanto, no creo que sea de Colonia porque sería muy difícil encontrar algo similar en Alemania».

De estos y otros aspectos hablará este jueves en la sala Valentín Palencia de la Catedral (20 horas) junto a Vicente Rebollo y el profesor Eduardo Carrero.