El exceso de jabalíes aumenta los accidentes de tráfico

G.Arce
-

La Junta estima que la población de cerdos salvajes en la provincia puede llegar a superar los 30.000 ejemplares

El exceso de jabalíes aumenta los accidentes de tráfico - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Los jabalíes son, tras los corzos, la segunda causa de los accidentes de circulación causados por animales salvajes en Burgos. El pasado año, 493 siniestros tuvieron como protagonista al primo salvaje del cerdo doméstico, la cifra más alta de los últimos 20 años, el doble de los que se registraban a principios del siglo. Animal escurridizo y de hábitos nocturnos, puede alcanzar y superar los 100 kilogramos de peso, lo que supone un auténtico muro en mitad de la carretera, y más si va acompañado de sus jabatos. Y no solo se les atropella sino que también dejan su huella en sembrados, huertas y explotaciones agrarias de todo tipo: el 14,2% de los daños denunciados por los agricultores llevan la huella de su hocico. Pero el Sus Scrofa no causa destrozos en exclusiva, también es uno de los trofeos de caza más apreciados desde tiempos inmemoriales y su captura reúne a cientos de aficionados cada año en los montes y pueblos de la provincia.
Durante la temporada 2017-2018 se abatieron 7.901 ejemplares, un 115% más que hace tan solo una década, lo que demuestra que esta especie disfruta de una prosperidad que, en algunos puntos de la geografía española, puede estar próxima a la denominación de plaga. Los que mejor lo saben son los cazadores: el 81% de los consultados desde la Federación Regional  de Caza consideran que la especie está aumentando en Burgos, el 18% cree que está estabilizada. Ninguno ve una disminución.
En Burgos es, por ahora, «abundante», máxime los últimos años en los que ha encontrado alimento y las condiciones climáticas propicias. Incluso, aunque en ocasiones muy esporádicas, puede frecuentar zonas urbanas.
Saber con exactitud cuántos habitan en una provincia de más de 14.000 kilómetros cuadrados y generosa en entornos naturales forestales no es nada fácil.
La densidad del jabalí se sitúa entre menos de 1 y hasta 81 ejemplares por kilómetro cuadrado, según los inventarios de los planes de ordenación cinegética de los cotos de caza facilitados por el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. «Está prácticamente distribuido por toda la provincia, pero de forma muy irregular y sujeto a grandes fluctuaciones anuales, por eso es complicado estimar una densidad media por kilómetro cuadrado», señalan desde Medio Ambiente.
Así, asumiendo esta dificultad en el censado, los expertos estiman una población de entre 15.000 y 36.000 jabalíes en la provincia, cifras importantes si se tiene en cuenta que se eliminan cerca de 8.000 cada año.
caza. La respuesta a si este censo estimado es alto e incluso alarmante no solo la ofrece la siniestralidad en la carretera sino las medidas cinegéticas adoptadas para mantener al animal a raya. Con carácter general, hasta la fecha se venía permitiendo a los titulares de los cotos de caza la celebración de una montería por cada 500 hectáreas de terreno apto para caza mayor. Pues bien, este límite se pretende incrementar a dos monterías para cada 500 hectáreas, a través de la publicación del Plan General de Caza, tal y como se estableció, a través de la Orden Anual de Caza, para las temporadas 2016/17, 2017/18 y 2018/19.
Asimismo, una modificación de la Ley de Caza, publicada el pasado 28 de marzo, permite disparar al jabalí durante el rececho del corzo, «lo que en definitiva habilita su caza en los cotos de caza de esta provincia durante prácticamente todo el año».
Asimismo, se ha agilizado la tramitación de las autorizaciones de control poblacional de jabalí para prevenir daños durante esta temporada, estando la media en 7 días naturales desde que tiene entrada la solicitud hasta que se emite la resolución autorizando el control.
La situación de la provincia no ha llegado a los máximos que se están experimentando en Galicia, donde se ha llegado a declarar una situación de emergencia cinegética temporal en cuatro comarcas del interior de esta comunidad autónoma, donde hasta marzo se podrán cazar machos y hembras sin límite numérico y durante todos los días de la semana.
 

Más información en la edición imprensa