scorecardresearch

Adif confía en licitar el proyecto del AVE a Vitoria en 2022

EP
-

La presidenta del gestor ferroviario, María Luisa Domínguez, adquiere ese compromiso, a la espera de que se apruebe el estudio informativo

Pruebas del AVE a Burgos realizadas hace dos semanas. - Foto: Valdivielso

Adif sigue avanzando en las principales obras de alta velocidad, como las de País Vasco, Extremadura o Asturias, esta última con la variante de Pajares, que su presidenta, María Luisa Domínguez, califica como «el mayor reto ferroviario no solo en España, sino seguramente en el ámbito europeo».

La responsable del gestor ferroviaria destacó, en una entrevista para Europa Press, que en el caso de la línea hacia el País Vasco ya se están preparando los pliegos en el tramo de Burgos a Vitoria para poder empezar a licitar la redacción del proyecto en 2022, a falta solo de aprobarse el estudio informativo. 

Precisamente la protección del visón, un mamífero en peligro de extinción, es el principal culpable de que el AVE Burgos-Vitoria vaya a discurrir por el extremo oeste de La Bureba -Temiño, Rublacedo, Rojas, Vileña- y no por el corredor central en el que ya están construidas infraestructuras como la actual línea férrea, la N-I o la AP-1. 

La declaración de impacto ambiental reconoce abiertamente que esta última alternativa «es preferible» para el trayecto Burgos- Pancorbo «desde el punto de vista de fragmentación del territorio, del paisaje y de los hábitats faunísticos, pues se mantiene más cerca de las infraestructuras actuales». Pero a renglón seguido, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico advierte de que este trazado «tendría mayor impacto sobre el visón europeo».

También rechaza esa opción porque «la perforación del túnel de Hoyas presenta un elevado riesgo hidrológico que puede afectar a los niveles freáticos que abastecen a Monasterio de Rodilla y Santa María». De modo que se decanta por la alternativa oeste 2 que planteaba el estudio informativo de Fomento, pues en este «no se ha identificado ningún impacto crítico».

La declaración establece que hay que construir o ampliar 26 estructuras -entre pasos inferiores o superiores, viaductos y túneles- a lo largo del trayecto del AVE entre Burgos y Vitoria. 

Así, entre la capital de la provincia y Pancorbo, el informe contempla el aumento del ancho en ocho pasos de fauna; la ejecución de cuatro más de los proyectados; la construcción de dos falsos túneles, y la ejecución de cuatro nuevos viaductos. Entre Pancorbo y Vitoria, se plantean tres viaductos más, dos falsos túneles y la ampliación de otro paso de fauna. 

También queda por definir la entrada de trenes en Miranda de Ebro aunque habrá dos ramales. Hay que recordar que el proyecto costará unos 1.400 millones de euros.