"En los Sampedros celebraremos el Día Mundial de la Tapa"

G. Arce
-
Luis Jorge del Barco - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Entrevista al nuevo secretario general de la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos

Luis Jorge del Barco lleva unos días, desde que se abrieron las urnas el pasado 26 mayo, en un limbo de responsabilidades salientes, como alcalde de Belorado (hasta el viernes 14) y diputado provincial de Cultura (hasta el 24), y entrantes, como secretario general de la Federación de Empresarios de Hostelería, "donde aún estoy en prácticas", aprendiendo de su antecesor en el cargo, Vicente González. El salto es aún más largo, pues deja 16 años de intensa vida pública y entra a formar parte de una patronal privada que reúne a más de 400 empresas y más de 6.000 trabajadores en Burgos. Mantiene, eso sí, una concejalía del Partido Popular en el Ayuntamiento de Lerma, que dejará si en su nueva empresa entienden que así debe hacerlo. "Lo preguntaré a la Federación porque mi proyecto personal es el suyo". Con las maletas aún sin abrir, este beliforano de 43 años sigue maquinando ideas y buscando proyectos singulares para atraer turistas a Burgos y dinamizar este sector. Es lo que le gusta...

¿Qué le han pedido en los hosteleros?
Quieren implementar y sumar actividades en la Federación, muy enfocadas al sector turístico. Fue maravilloso recibir su llamada diciéndome que se jubilaba su secretario y que habían pensado en mí para sustituirlo. Me vi en una nube, es una oportunidad increíble porque esto del turismo me gusta y lo vivo con intensidad. Necesito tiempo, un periodo de adaptación. Lo mío es buscar singularidades, elementos de desarrollo. Lo hice en Belorado y ahora toca hacerlo en Burgos y toda la provincia.

¿Fue esta oferta la que le llevó a no presentarse a la reelección como alcalde?
Anuncié que dejaba la Alcaldía en septiembre y la llamada fue en marzo...

¿Cómo encuentra la Federación?
Es una gran Federación que da mucho respeto por sus grandes empresas y por la cantidad de trabajadores que aglutina. Es muy dinámica y tienen un peso específico dentro de la economía burgalesa. En torno al 20% del PIB está ligado al sector servicios en el ámbito turístico. Mi papel ahora es ampliar el programa de actividades que se promueven desde la Federación y en ello estoy, pensando principalmente en el año 2020. Hasta entonces hay que estudiar mucho y darse a conocer en las instituciones.

¿Cuál es su agenda inmediata?
El proyecto para unirnos al Día Mundial de la Tapa, iniciativa que promueve desde 2010 Turespaña a través de la empresa Saborea España, Paradores y la Confederación Nacional de Hostelería. Nuestra idea es generar una actividad complementaria en las fiestas de los Sampedros, una alternativa a la feria de tapas de las fiestas. El Día Mundial de la Tapa es el 20 de junio pero Turespaña ofrece entre el 5 de junio y el 6 de julio un espacio temporal para realizar unas jornadas gastronómicas. La Federación quiere que estas jornadas se desarrollen en cada local y al amparo del Día Mundial de la Tapa. Se realizará desde el 20 de junio hasta el 5 de julio. La temática gastronómica será libre y queremos tonificar la ciudad, es decir, que participen establecimientos de todos los barrios. Tenemos toda la ilusión del mundo en este proyecto.

¿Dónde ha radicado el éxito de su trabajo de promoción de Belorado?
Buscando las singularidades. Belorado está entre Ezcaray, Santo Domingo de la Calzada, Nájera, San Juan de Ortega, Atapuerca, Burgos, Logroño o Briviesca. Es una oferta turística que colapsa lo que hay alrededor y lo apaga. Entre grandes referentes turísticos hay que llamar la atención de otra manera y con productos diferenciados. Empecé por probar con el patrimonio industrial, con el complejo de las minas de Puras de Villafranca, y luego llegaron el Museo Bocanegra, el Área de Rehabilitación Integral del municipio... Hemos encontrado caminos cortados y otros abiertos.

¿Cómo haría Burgos mucho más singular de lo que es hoy?
Burgos tiene un patrimonio y unos valores muy consolidados y extraordinarios. Pero estos recursos se pueden poner aún más en valor diferenciándolos de lo que nos rodea. Por ejemplo, el proyecto Abierto por Obras en Vitoria permitió el acceso a la catedral a través de los andamios, lo que posibilitó una visita muy sensitiva al templo, por encima del suelo. Vitoria supo aprovechar una oportunidad. Burgos tiene muchos recursos para aprovechar y al turista hay que decirle que Burgos no es solo Catedral, ni Huelgas, ni Cartuja..., hay más cosas y pueden ponerse en valor. Hay que generar atractivos que motiven al visitante a parar, pero no solo para ver la Catedral sino porque hay algo más que no tienen las demás ciudades. El patrimonio artístico tiene muchas miradas y hay que encontrar la fórmula para singularizarlo. ¿Nos hemos puesto a pensar quiénes construyeron la Catedral? ¿Qué historias, tradiciones o leyendas esconde el templo? ¿Por qué no vestimos a la Catedral por el lado humano? En las Pirámides es lo que hacen y es una historia alucinante. Lo importante es dar un nuevo significado a nuestros iconos. ¿Por qué no poner corazón a la Catedral...?

Tienen entre 2020 y 2021 el Año Jubilar con el VIII Centenario.
Es una oportunidad. La Federación, con sus recursos y medios, puede apoyar la promoción generando una oferta diferente a otros sitios que retenga al turista. Ya estamos trabajando en el tema, aún con los borradores. Hay elementos singulares. El Cid es un personaje muy conocido y debe ser un recurso de la ciudad. Hay edificios históricos a los que hay que darles la vuelta... Hay que ver qué hacen los demás y no hacerlo tú. Todos sabemos que el turismo ha cambiado. Hay que intentar que el turista toque, vea y sienta Burgos como no lo hace habitualmente. El helicóptero o el carro de combate han sido un éxito en Belorado. No sé qué tienen pero despiertan los sentidos del visitante y se quedan con estos elementos. La persona tiene que vivir y tocar la ciudad. Hay que abrir puertas y espacios privados que hasta ahora estaban cerrados.

¿Cómo afrontan la temporada alta del sector?
Creciendo y con buenas expectativas. Empiezan los meses más fuertes y los de mayor atracción turística. Para impulsar este crecimiento, queremos consolidar ciertos eventos, uno por estación, que generen un atractivo hacia la ciudad. Lo importante es que los embajadores de la ciudad sean sus propios vecinos. Tenemos que creernos nuestros propios proyectos para poder venderlos al exterior por el whatsapp, entre los familiares y los amigos. Hay que crear contenidos que generen actividad, que inviten a salir y a visitarnos.

¿El AVE va a incrementar la cifra de visitantes?
Sí. De hecho, ya sabemos que la liberalización de la AP-1 se ha notado  mucho, porque ahora al turista vasco le sale mucho más económico venir a Burgos. Así, pienso que el AVE será un elemento importantísimo para el desarrollo estratégico de la ciudad en todos los sentidos, el industrial y el hostelero.

¿Y el aeropuerto?
No es fácil competir con el aeropuerto de Burgos. Es muy complicado y requería de una mejora para hacerlo realmente atractivo. No sé si estamos dispuestos a hacer esa inversión. Barajas está muy cerca e incluso otros aeropuertos vecinos (Bilbao, Vitoria, Valladolid...) generan mucha competencia. Creo que los que tomen ahora las riendas de las administraciones deben analizar las posibilidades que ofrece Villafría...

¿Ya ha estudiado la ordenanza de terrazas, tan criticada por los hosteleros?
No me ha dado tiempo. Las dimensiones de las calles son las que son y es difícil compaginar el uso peatonal con el económico. En algunos sitios es imposible, pero veremos las posibilidades que hay. Es un tema complejo.

¿Le sobra algo a Burgos?
No todo lo contrario. Aunque suene atrevido, todavía hay aspectos que se pueden implementar.

¿Le preocupa que se sature de turistas?
Me preocupa el hartazgo del turista y del vecino. No hay que saturar todos los fines de semana de actos y provocar que los vecinos no puedan ni entrar en casa. Son necesarias pocas actividades pero con repercusión, apoyadas por la sociedad. El centro no se puede convertir en un parque temático al que solo se acuda para abrir comercios y no para vivir.

Lleva 16 años en la política. ¿Cierra página definitivamente?
Me gusta la política, pero necesito ordenar mi vida. Agradezco mucho la confianza que César Rico ha tenido conmigo. Me quedo muy satisfecho con lo hecho en Clunia y Cueva Román, un elemento que nos singulariza  frente a todos los yacimientos romanos que hay en España. Es un modelo a seguir.