scorecardresearch

«Veo la poesía como forma de hacer belleza con la realidad»

ALMUDENA SANZ
-

María Sánchez-Saorín afirma estar «muy feliz, muy contenta y, sobre todo, muy agradecida» tras ganar el IV Premio de Poesía Joven Tino Barriuso. «Soy consciente de lo importante que es publicar un primer libro en Hiperión», admite a DB desde Sassari

María Sánchez-Saorín trabaja este curso como auxiliar de conversación en Cerdeña. - Foto: DB

María Sánchez-Saorín continúa pellizcándose para convencerse de que sí, de que ella es la ganadora del IV Premio de Poesía Joven Tino Barriuso. «Aún me cuesta creérmelo. Estoy muy feliz, muy contenta y, sobre todo, muy agradecida porque soy consciente de lo importante que es publicar un primer libro en Hiperión. Hasta ahora he estado publicando en revistas de poesía, terminé esta obra hace ya un año y tenía muchas ganas de sacar este trabajo y estoy muy feliz de poder hacerlo en una editorial que llega a mucha gente», desvela la escritora a través del teléfono desde Sassari, una ciudad de la isla italiana de Cerdeña, donde durante este curso trabaja como auxiliar de conversación en un instituto. 

La vate murciana, que solo ha publicado sus poemas en revistas como Zéjel, Maremágnum, Manifiesto Azul o Guacamayo, confiesa sus enormes ganas de compartir Herederas, un poemario en el que ha trabajado unos tres años y que contiene poemas creados en distintas etapas de su vida, «muy distintas entre sí», al tiempo que admite un punto de nerviosismo por conocer la reacción de los lectores a un libro que pone su foco de atención en la mujer. 

«El poemario trata de las distintas relaciones que se crean entre mujeres, entre madre e hija, entre amigas, entre amantes..., todas ellas atravesadas por las relaciones jerárquicas y patriarcales, y también el vínculo de las mujeres con la literatura, concretamente con la creación poética», resume la que será su ópera prima, que abre con unos versos de Alfonsina Storni.

¿Y qué significa la creación poética para María Sánchez-Saorín? «Para mí la poesía es una forma de hacer belleza con la realidad», responde. Hasta ahí puede leer. 

No era la primera vez que se presentaba al Tino Barriuso. El premio se mueve en los corrillos poéticos como una oportunidad para dar los primeros pasos. Unos concursos que Sánchez-Saorín defiende como «una manera estupenda» de acceder al mercado editorial, pero sin olvidar el papel del editor. «Los premios son fantásticos, pero no hay que desprestigiar la labor de las editoriales», matiza esta joven autora que sueña con continuar escribiendo. La poesía es la niña de sus ojos, aunque reconoce algún flirteo con la prosa. 

ARCHIVADO EN: Poesía, Libros, Literatura