scorecardresearch

Adjudican la ampliación de la depuradora por 14,7 millones

A.B.
-

El 80% del coste de la intervención lo cubrirán los Fondos Next Generation de la Unión Europea, mientras que el Ayuntamiento de Miranda asumirá el montante que resta, casi tres millones de euros

Vista panorámica de la EDAR de Miranda.

Acuaes ha adjudicado por 14,7 millones de euros (IVA incluido) la ampliación de la depuradora de Miranda. La oferta seleccionada, que corresponde a la UTE Global Omnium Medioambiente S.L. - Marco Infraestructuras y Medio Ambiente S.A., tenía dos competidoras con planes de menor cuantía, sin embargo, el consejo de administración de la entidad pública se ha decantado por la tercera más baja. El 80% del coste de la intervención lo cubrirán los Fondos Next Generation de la Unión Europea, mientras que la administración municipal asumirá el montante que resta, casi tres millones de euros.

Las dos ofertas que suponían una inversión inferior a la finalmente elegida debían explicar por qué sus propuestas resultaban «anormalmente bajas». Así se lo hizo saber la institución responsable de la licitación cuando valoraron su diseño. Ambas se movían muy cerca de los 12 millones de euros, sin contar los impuestos, es decir, cerca de 200.000 menos que la seleccionada. En cualquier caso, la tercera en discordia gozó de una valoración técnica más alta.

El plazo de ejecución se eleva a tres años, 24 meses para intervenir en la infraestructura y otros 12 para su puesta en funcionamiento. El proyecto, según recoge Acuaes en su comunicado oficial, resulta «imprescindible para eliminar los vertidos sin el correcto tratamiento que actualmente se producen en el río Ebro». A fin de conseguir este objetivo, el plan diseñado busca ampliar la capacidad de la EDAR para mejorar «la calidad» de los residuos que se depositan en el agua y ajustarlo a los acuerdos vigentes. En este sentido, desde la entidad pública destacan que la actuación centra su interés «en lo relativo a la eliminación de nitrógeno».

La intervención comprenderá dos ámbitos de trabajo diferentes. Por una parte, se ampliará la depuradora en sí misma a fin de convertirla en una maquinaria habilitada para el tratamiento de vertidos de una población de 105.000 habitantes.

Por otro lado, se construirán dos colectores y un tanque de tormentas de 2.500 metros cúbicos de capacidad. Este instrumento permitirá regular «la entrada de caudales a la depuradora en tiempo de lluvias».

Una vez que se haya completado el proyecto, la planta resultante poseerá unas instalaciones más modernas y efectivas que las actuales. Entre otras cosas, Acuaes destaca «la ejecución de una nueva línea de pretratamiento, cuatro nuevos decantadores primarios y uno secundario que vendrá a completar los dos ya existentes». Asimismo, se prevé reformar el tratamiento de los fangos a través de la incorporación de herramientas que completen «la digestión anaerobia», así como, iniciar la remodelación de varios «sistemas de bombeo y deshidratación». Los dos colectores que se incluyen en el proceso recorrerán casi un kilómetro y medio cada uno. Estas estructuras recogerán las aguas residuales de varios barrios. Particularmente, se extenderán hacia Los Ángeles, Bayas, El Lago y Arce.

Este proyecto figuraba entre las prioridades del Consistorio mirandés. Según comentó la alcaldesa, Aitana Hernando, la anterior depuradora directamente «nació pequeña» y podía generar «un problema de vertidos», que se «va a resolver con la ampliación».