scorecardresearch

Paso de gigante para alcanzar el objetivo

ARSENIO BESGA
-

El CD Mirandés amplía su ventaja sobre el descenso a once puntos, quedando 27 en juego

Los jugadores del Mirandés festejan frente a su afición el triunfo cosechado en Anduva contra la Ponferradina. - Foto: Christian Castrillo

La victoria del Mirandés frente a la Ponferradina no solo sirvió para confirmar el positivo efecto que Etxeberria ha tenido sobre el equipo. También alejó a los jabatos del descenso con la mayor distancia registrada este curso. Eso sí, este colchón de puntos, que ya es de once, se ha generado gracias a una serie de jornadas y no por un único encuentro.

De los últimos seis partidos el combinado rojillo ha vencido cuatro y ha perdido dos. Tres de esas victorias han tenido lugar como locales y la cuarta en discordia se consiguió en el estadio de la Real Sociedad B, curiosamente, el equipo que marca el límite del precipicio. 

Por su parte, las dos derrotas han llegado a domicilio. El primero de estos 'pinchazos' se sufrió en Almería, el día en el que el nuevo técnico jabato debutaba en su cargo. La segunda, dos semanas más tarde, fue en Butarque. En ambos encuentros la entidad de Miranda estuvo cerca de conseguir un resultado favorable, pero, finalmente, no pudieron sumar ni tan siquiera un empate.

Así las cosas, de 18 puntos posibles con Joseba Etxeberria al frente del barco, su conjunto ha conseguido 12. Se trata de un bagaje propio de equipos situados en la parte alta de la tabla, cuanto menos. El impacto resulta aún más notable si se observan los números del Mirandés en las jornadas inmediatamente anteriores a su llegada al banquillo. 

En los últimos seis enfrentamientos que disputó el equipo de Miranda con Lolo Escobar como entrenador, solo lograron sumar siete puntos. El combinado rojillo venció en Anduva al Zaragoza y al Málaga, cayó como visitante ante el Lugo y el Huesca, empató contra el Alcorcón a domicilio y perdió contra el Sporting en casa. Este último partido, precisamente, detonó la salida de Escobar como técnico rojillo. Los asturianos le endosaron al Mirandés un cero a tres, que se sumaba a los cuatro goles recibidos en El Alcoraz solo una semana antes.

Por tanto, con Etxeberria se han alcanzado doce puntos de 18. Con Escobar, siete. Por ello, en resumidas cuentas, de la mano del vasco se ha abierto una brecha de más de diez puntos sobre el descenso y con extremeño tan solo había una diferencia de cuatro. 

Ahora bien, aunque la situación del club rojillo nunca en toda la temporada resultó tan cómoda, desde el banquillo insisten en que no hay lugar para la relajación. En este sentido, el cuerpo técnico acierta en mantener la presión sobre sus jugadores, dado que todavía queda una cuesta muy larga por delante. Ahora mismo, faltan por disputarse 27 puntos y, ni mucho menos, serán fáciles de sumar.

Esta misma semana, el Mirandés viaja a Ipurua para medirse contra el líder. El Eibar, como reconoció Etxeberria en su última rueda de prensa, se encuentra entre los equipos más solventes de la categoría. Se trata, con ello, de una prueba de fuego para cristalizar el buen momento de forma de los jabatos. O, por el contrario, para devolverles a la realidad.

Después de visitar al Eibar de Garitano, los rojillos deberán seguir escalando ante rivales muy duros. De hecho, la siguiente parada será en Anduva contra el Burgos. El derbi se presenta emocionante e igualado a partes iguales. Como también ocurre con los enfrentamientos ante el Amorebieta, Valladolid, Oviedo, Las Palmas, Ibiza, Girona y Fuenlabrada, que son los choques inmediatamente posteriores. Con todo ello, el Mirandés tiene la obligación de hacer bueno su último paso de gigante y certificar cuanto antes su objetivo: la permanencia.