scorecardresearch

El alcalde de Huerta de Arriba acusa al secretario

P.C.P.
-

García Herbosa cederá el cargo al PCAS el 3 de octubre tras quedarse en minoría al morir 2 concejales y dimitir otro. Acepta «la realidad» democrática pero ve su conflicto con el funcionario de trasfondo

Gabriel García Herbosa, alcalde de Huerta, en una imagen de archivo. - Foto: F2estudio

Gabriel García Herbosa dejará de ser alcalde de Huerta de Arriba el próximo 3 de octubre, cuando el Partido Castellano-Tierra Comunera (PCAS-TC) gane la moción de censura que anunció ayer, puesto que dispone de 3 concejales, frente a los 2 que le quedan al PP tras la primera dimisión de un edil y el fallecimiento de otros dos, el último este 31 de agosto. Aunque las matemáticas son claras, el actual gobernante sostiene que tras este movimiento político se encuentra el secretario del Ayuntamiento y el conflicto que mantiene con él desde que tomó la vara de mando. 

La formación castellanista estima «que es el momento de que el actual alcalde, fuente inagotable de conflictos, pase a la oposición» y «reflexione sobre su calamitosa gestión al frente del Consistorio», según el comunicado emitido ayer, tras la celebración de un pleno en el que se vivió el enésimo enfrentamiento entre García Herbosa y el funcionario municipal.

El alcalde asegura que al registro del Ayuntamiento huertaño no ha llegado (ayer por la tarde) la acreditación que permite al tercer concejal del PCAS tomar posesión, además de sostener que el secretario ha hecho toda esa tramitación a sus «espaldas» y de manera mucho más ágil que en las dos ocasiones anteriores, cuando tardó meses. «En esta ocasión que prisa se ha dado», insinúa García Herbosa.

Ayer se vivieron dos realidades paralelas en el pleno. El alcalde consideró que la toma de posesión del nuevo concejal castellanista no era ajustada a derecho, por lo tanto estaban dos concejales del PP y dos del PCAS y decidió los puntos del día con su voto de calidad. Por contra, el secretario dio por válido el voto de Jesús García Miguel y dejó a los populares en minoría. 

Mientras desde el PCAS acusan al todavía alcalde de dificultar esas tomas de posesión y obstruir «la democrática labor de la oposición» y convocar pocos plenos, García sostiene que «está plenamente documentado» que no ha puesto ningún inconveniente en ninguno de los casos y señala al funcionario.

«Es cierto que mantengo un enfrentamiento continuo con el secretario», reconoce para lamentar que los alcaldes no tengan «dónde acudir para solventar este problema, por encima de estos funcionarios no hay nadie», se queja (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de hoy martes o aquí)

ARCHIVADO EN: Funcionarios, Censura, PP