Scape room en el Museo de la Radiocomunicación de Belorado

F.T.
-

El Ayuntamiento beliforano pone en marcha, a partir de este fin de semana, esta actividad dirigida a familias y estudiantes de instituto para dar otro contenido al centro

Scape room en el Museo de la Radiocomunicación de Belorado - Foto: Luis López Araico

Viajar, en el tiempo y en el espacio,  en una cápsula del tiempo del siglo XX, guiado con un pasaporte universal y un plano de viaje, con el fin de superar retos para obtener un visado y conocer un poco la historia es el objetivo que con el scape room, un  juego intelectual lleno de enigmas y rompecabezas que los participantes deben resolver, organizado por el Ayuntamiento de Belorado para dar un nuevo contenido al Museo de la Radiocomunicación Inocencio Bocanegra.
Esta novedosa iniciativa, que se iniciará este fin de semana, pretende atraer a nuevos visitantes aprovechando las posibilidades que ofrecen los quinientos metros cuadrados del museo beliforano, único en cuanto a su contenido.
Esta actividad ha sido diseñada por el profesor Joaquín García Andrés con el propósito que hasta Belorado se acerquen alumnos de institutos de la provincia, también de La Rioja y Álava, para que jugando conozcan un poco más la historia del siglo XX. «Se trata de promover el contacto interactivo de los estudiantes con el museo para que  aprendan algunos de los hechos más relevantes del siglo pasado, pero el contenido de este scape room se puede adaptar a otros colectivos, como por ejemplo familias», apunta García Andrés.
El juego consiste en ir superar distintas misiones, concebidas como las fases de un vídeo juego, ambientadas en cinco escenarios históricos representados dentro del museo, como por ejemplo la I Guerra Mundial, el Desembarco de Normandía, Pearl Harbour, carrera espacial, el hundimiento del Titanic o el muro de Berlín. En cada una de esas misiones, los equipos, que estarán integrado por cinco o seis personas, de obtener una letra hasta completar una palabra clave que  abrirá un candado que dará acceso a una última ambientación ‘secreta’ para obtener un premio extra. En cada uno de esos cinco espacios, los equipo tendrán que superar o resolver, en un tiempo de quince minutos, tres enigmas. 
Los primeros viajes en la cápsula del tiempo comenzarán este fin de semana, en dos turnos cada día a las 12 y 16 horas, al precio de cinco euros por persona hasta completar el aforo, y se prolongarán hasta el próximo verano, según manifestó el alcalde beliforano, Álvaro Eguiluz, quien apuntó la posibilidad de completar esta experiencia con una visita a las minas de Puras de Villafranca. Para ello ya están en conversaciones con la empresa que gestiona las misma, Beloaventura, para firmar un convenio e incluir ambas actividades, y con la asociación de empresarios locales para organizar paquetes turísticos dirigidos a familias y grupos.