scorecardresearch

Acercar el rito halal

S.F.L.
-

El argelino Mostafa Naithmouda inaugura en la Plaza Mayor de Briviesca la primera carnicería que ofrece diferentes carnes de animales sacrificados según la tradición musulmana. También vende otros productos árabes, fruta y verdura

Los clientes pueden encontrar carne de ternera, cordero, pollo y pavo traída de mataderos de Segovia, Palencia, León o Lerma. - Foto: S.F.L.

Se acabaron los viajes a Burgos o Vitoria para comprar los filetes de ternera por kilos o para llenar el congelador de piezas de cordero. La comunidad musulmana de Briviesca y la comarca se olvidan de los desplazamientos semanales para hacer la compra del mes desde hace escasas semanas. ¿El motivo? La primera carnicería halal ha abierto sus puertas en la Plaza Mayor de la capital burebana y en ella pueden adquirir carne de animales sacrificados por el rito que marca el Islam.

También se pueden comprar otros productos típicos de los países árabes, aunque el negocio, regentado por el argelino Mostafa Naithmouda, hace un guiño a la ciudad y tiene el nombre de uno de los patrones de Briviesca: San Roque. Para el empresario estar activo es casi tan importante como respirar. Hace ya 22 años que dejó su pueblo para probar suerte en España. Ejerció varios oficios en Jaén y finalmente aterrizó en Burgos, donde mantiene otro negocio alimenticio en la calle Vitoria. Por cuestiones de la vida se trasladó a Briviesca e inauguró su primer local de venta de alimentación y, tras otros dos traspasos, ha cumplido el sueño de montar su pequeño supermercado en la mejor zona de la ciudad.  

La carnicería de Mostafa es como cualquier otra en una primera impresión. El olor a carne, los pollos descabezados, los filetes y los solomillos rojizos esperan a los clientes que hacen cola para  comprar. Pero la diferencia salta a la vista en poco tiempo cuando el árabe y el francés se mezclan con el castellano de otros vecinos de la Bureba. Este nuevo local ha impulsado un ligero cambio en los hábitos de consumo de la zona hacia la carne halal. La estampa es novedosa para este tipo de negocios que ven crecer el interés por sus productos, y el emprendedor, con ojo avizor, comprobó que comercios que antes frecuentaban sobre todo árabes se han abierto paso entre los residentes del municipio e incluso turistas.

El argelino vive el cambio y el éxito de su novedosa tienda desde el otro lado del mostrador. Este nuevo punto de distribución en la comarca especializado en halal «vela por el estilo de vida de la comunidad musulmana que habita lejos de su país y que quiere seguir disfrutando de un estilo de vida y una alimentación propios de sus tradiciones», expone. Toda la mercancía cárnica la trae de la tierra: Palencia, Segovia, León y Lerma. Y el método distintivo no es otro que la forma de matar al animal. El sacrificio busca evitarle un daño excesivo para que así la carne sea de más calidad y no se quede tan dura. Otro dato a tener en cuenta en la forma de sacrificar animales para el consumo humano es que esta práctica busca que se desangre totalmente y por ello, la matanza del animal se realiza mediante una rápida incisión con una cuchilla.

La puesta en marcha del negocio ha generado que Mostafa haya contratado a dos personas para ayudarle con la gestión, aunque de que cara a verano confía en ampliar la plantilla, ya que «en Briviesca hay mucho jaleo, sobre todo en agosto, y el hecho de tener la tienda en la plaza es un plus», declara. Además, ampliará el horario a los domingos por la mañana para ofrecer el servicio de venta de pollos asados. Actualmente el establecimiento funciona de lunes a sábados por las mañanas y tardes.

Otros productos. Aunque es su principal reclamo, en San Roque venden algo más que carne. En sus estanterías se pueden encontrar productos originarios de Marruecos, como especias (la base de la cocina), cuscús, habas y guisantes secos, todo tipo de aceitunas y dulces. Igualmente, el espacio cuenta con frutas y verduras de temporada, frutas tropicales, frutos rojos y frutos secos. Cada una de ellas, con un sinfín de posibilidades por «variedades, procedencias, sabores o usos culinarios para un público con gustos diferentes», añade. De entre todas destacan los dátiles argelinos, que lucen con un brillo y un buen tamaño colgados de las baldas.

Pero Mostafa Naithmouda también tuvo en cuenta a la hora de montar el negocio a la comunidad latinoamericana que reside en la capital burebana, y por ello se pueden encontrar entre los estantes artículos que ellos utilizan en sus recetas. Asimismo, productos de higiene y limpieza del hogar.