El cartón también sostiene a Burgos

G.Arce
-

Smurfit Kappa ha intensificado la actividad de sus dos plantas locales para abastecer de embalajes a su principal cliente, la industria agroalimentaria, que estos días está operando «a toda máquina»

El cartón también sostiene a Burgos - Foto: Luis López Araico

La fabricación de cartón y su transformación en embalajes de todo tipo de tamaños y formatos se ha convertido en uno de los trabajos estratégicos de la industria burgalesa en estos tiempos de pandemia. Esta actividad tiene nombre y apellido conocido, la multinacional irlandesa Smurfit Kappa, que ha intensificado la producción de sus dos fábricas en la ciudad para posibilitar al máximo el flujo de suministro de bienes básicos a la población.
Los embalajes de cartón fabricados en Burgos son claves para el almacenamiento, el transporte, la logística y la comercialización de multitud de productos de primera necesidad, más en estos tiempos de confinamiento en los hogares y de alta actividad en las industrias básicas.
«Nos encontramos en un sector estratégico para avalar el abastecimiento de productos sanitarios y farmacéuticos, así como de primera necesidad, comida, bebida y limpieza del hogar a mayoristas y minoristas, para que estos, a su vez, puedan hacer llegar sus productos al consumidor», explica Teo Pastor, director de Ventas y Marketing de Smurfit Kappa España, Portugal y Marruecos.
La multinacional tiene operativas dos plantas en Burgos:en el polígono de Gamonal, especializada en la transformación de las bobinas de papel en planchas de cartón ondulado, y en Villalonquéjar III, donde en un proceso altamente automatizado se realizan labores de troquelado, plegado e impresión de los embalajes.
Es una actividad que emplea a en torno a los 150 trabajadores y cuyo principal cliente es la industria agroalimentaria nacional que, a su vez, cuenta en Burgos con productores de primer nivel como Campofrío o Calidad Pascual, entre otros.
«Ejercemos ahora mismo una función esencial en la sociedad. Nuestro compromiso en este sentido es máximo ante esta situación extraordinaria que estamos viviendo, al producir papel y embalajes que permiten que nuestros clientes puedan enviar comida, bebida y medicamentos. Estamos obligados a dar una respuesta adecuada a la sociedad, por lo que contamos con un abastecimiento continuo de materias primas».

 

Más información en la edición impresa de Diario de Burgos