scorecardresearch

Fomento abre por fin el puente y las rotondas del Vallés sobre la N-I

M.J.F. / Briviesca
-

El Ministerio suprime el triste cruce del kilómetro 280, un punto negro donde los accidentes se han ido acumulando durante años. También está listo el enlace con la N-232

Imagen del nuevo puente sobre la N-I a la altura del Vallés. El ramal hacia Burgos (zona de tierra) está pendiente. - Foto: M.J.F.

Histórico es para los briviescanos el día de ayer, 1 de julio de 2014. Por fin, el Ministerio de Fomento puso en servicio el puente y las rotondas construidas en el kilómetro 280 de la N-I para sustituir al tristemente famoso Cruce del Vallés, un punto negro donde los accidentes de tráfico se han ido acumulando durante años. Las últimas víctimas mortales fueron un matrimonio vasco que perdió la vida el 17 de agosto de 2012. A las dos de la tarde de aquel día, un camión arrolló al coche en el que viajaba la pareja cuando atravesaba la N-I desde la carretera de Quintanilla San García para dirigirse hacia Briviesca. Ambos murieron en el acto. Precisamente, unos días después comenzaron las obras en elcruce con un presupuesto de 2,2 millones de euros.

MAYOR SEGURIDAD

A partir de ahora, el nuevo enlace de Briviesca con la N-I por el norte será mucho más seguro con las dos glorietas recién abiertas. No obstante, de momento solo se pueden utilizar para desplazarse hacia Miranda de Ebro o hacia  Quintanilla San García. El ramal para salir hacia a Burgos  está inacabado aunque estará listo en cuestión de días. Los briviescanos que quieran viajar a la capital de la provincia solo tienen una única opción: salir a la N-I por el enlace sur, es decir, el situado en el kilómetro 278 junto a la gasolinera.

Pero Fomento no solo puso en servicio ayer las nuevas rotondas del Vallés. También abrió al tráfico el enlace de la N-I con la N-232, para concluir definitivamente la nueva variante de Santa María Ribarredonda en la que ha invertido 12,36 millones de euros.  Ambas actuaciones se enmarcan dentro de las obras proyectadas por el Estado en el tramo de la N-I que separa Monasterio de Rodilla y Cubo de Bureba. Los trabajos comenzaron hace seis años,  acumulan dos años de retraso y aún queda pendiente de ejecutar el 30% de la obra, según admite el propio Ministerio de Fomento.

Circulando desde Briviesca en dirección hacia Miranda de Ebro, los pasos superiores que se están contruyendo se encuentran a un nivel alto de ejecución. Los de Cameno y Grisaleña ya están asfaltados. La variante de Calzada acumula más retraso en su inicio aunque al final, en el entronque con la N-I son visibles los avances. Más verdes están los puentes situados entre Briviesca y Monasterio si bien las plataformas de los pasos de Quintanavides, Castil y Alcocero están terminadas. En todo el tramo, se han proyectado 10 pasos superiores, 2 inferiores y una pasarela. Además, las obras incluyen 10,8 kilómetros de vías de servicio y 36 de caminos agrícolas.