scorecardresearch
José Ramón Remacha

El mirador diplomático

José Ramón Remacha


Al Sahara marroquino

25/03/2022

Si empezamos por el final diremos que hay tema para rato. Esto no se acaba con la inesperada idea del Jefe, presentada de repente con oscurantismo. No se acaba porque no hay consenso. Ni a nivel nacional ni a nivel de la sociedad internacional. Ni con estatuto de autonomía marroquina ni sin él. Hay intereses particulares, de varios Estados sí, pero no es suficiente. Necesitan tiempo para hacer efectiva la nueva idea del Jefe. 

Hasta aquí hemos llegado porque la cuestión del Sahara es la asignatura pendiente de todos los gobiernos de España que se han sucedido desde el final del franquismo. El vecino del sur dio su primer paso internacional en el camino al Sahara con la Marcha Verde de Noviembre de 1975. Un paso bien calculado porque aprovechó la coyuntura favorable que le ofrecía un gobierno débil en España. Franco, ya no era en realidad el Jefe, estaba agonizando. A partir de entonces todos los gobiernos han ido esquivando el tema para no molestar a Marruecos.

Se dicen cosas que se dan por ciertas y son solo verdades a medias. Que el referéndum democrático para determinar el futuro del Sahara ya no es posible. Sí es posible. Lo que ocurre es que se ha dejado pasar tanto tiempo que hoy es muy difícil hacer un censo de saharauis con derecho a voto. Están dispersos, muchos en Argelia y en España. Les separan dos generaciones de sus antepasados para los que se acordó hacerlo. Esta demora es imputable en primer término a Marruecos. También se dice que hoy nadie habla a favor de un Sahara saharaui. Otra verdad a medias. Sí se habla a favor de ello en otros países. En España sin ir más lejos. Lo que ocurre es que en Marruecos nadie habla de ello porque está prohibido bajo sanción.

Hay preguntas en el Congreso y en los medios por el motivo y la ventaja de lo manifestado a Rabat. No se sabe no contesta. Todo indica que es una decisión tomada en la Presidencia del gobierno a espaldas de Exteriores. Pero queda una esperanza de enmienda si esto es como parece. Sánchez es un clásico en decir una cosa y hacer la contraria. Tema para rato.