scorecardresearch

Poza de la Sal busca descifrar el origen de Flavia Augusta

S.F.L.
-

Al equipo de expertos de la nueva campaña del proyecto Cerro Milagro se unen interesados en conocer la cronología, la naturaleza y el potencial del yacimiento

El Ayuntamiento de Poza de la Sal ha cedido dos estancias del Centro de Interpretación de las Salinas para ubicar por primera vez un laboratorio y analizar y catalogar en él las piezas halladas. - Foto: S.F.L.

Parece que fue ayer cuando las calles de Poza de la Sal se encontraban llenas de vida y repletas de gente. Llegó septiembre y los veraneantes se fueron pero… otros regresaron. El equipo de arqueólogos de Esperanza Martín, directora del proyecto Cerro Milagro, inició el pasado lunes la nueva campaña de excavación en busca de la ciudad romana de Flavia Augusta, que se alargará durante todo el mes, aunque los trabajos de investigación se prolongarán más tiempo. 

En esta ocasión y para poner la guinda al pastel, el Ayuntamiento ha cedido dos estancias del Centro de Interpretación de las Salinas, donde se ha ubicado un laboratorio con la finalidad de que todos los restos rescatados queden analizados, estudiados, restaurados y catalogados. La instalación también se ha adaptado para ejecutar escaneados en 3D de las piezas más valiosas, lo que permitirá una mejor investigación y una ampliación de ejemplares visibles en el museo virtual. 

Continuando con la labor de la prospección geofísica del pasado año, han abierto un sondeo de unos 120 metros cuadrados sobre una de las estructuras «que se veía clarisimamente en el radar», asegura Martín. Se trata de un conjunto edilicio de grandes dimensiones con un peristilo por uno de los extremos y varias habitaciones consecutivas en línea recta. A lo largo de las semanas de investigación intentarán recuperar restos en la «posible vivienda que determinarán la cronología, la naturaleza y la potencialidad arqueológica del yacimiento», explica. 

Aún es pronto para destacar hallazgos. Hoy afrontan el quinto día de campaña y de momento ha aparecido poco material. «El hecho de permanecer excavando todavía los suelos y no en zona de ocupación es el motivo por el que se ven pocas cosas», explica la directora. Aún así, la profesionalidad y rapidez con la que trabaja el equipo compuesto por nueve profesionales entre arqueólogos, restauradores, estudiantes y una decena de voluntarios locales, ha ocasionado que ya se aprecie un muro que delimita dos estancias de la edificación y el derrumbe de las paredes de pintura mural de época romana de otra. «Es un gran descubrimiento ya que la policromía típica de la época se aprecia perfectamente», declara ilusionada la arqueóloga. 

La intención que ronda la cabeza de Martín es ampliar algo más el espacio a investigar y continuar con otras campañas. Para ello, el «apoyo del Ayuntamiento y de la Diputación será fundamental, como hasta ahora», recuerda. El hecho de que a diario acudan en torno a una decena de voluntarios, con previsión de que mañana se presenten más, acelera los trabajos, por lo que es «posible que avancemos más de lo previsto inicialmente», declara. 

La arqueóloga menciona que en la campaña pasada obtuvieron resultados muy satisfactorios tras llevar a cabo prospecciones con radar y drones y teledetección. «Conseguimos imágenes de una urbanización romana, con sus edificios, calles y plazas», recuerda. 

clases por las tardes. El saber no ocupa lugar y después de las largas jornadas de excavación, los arqueólogos sacan tiempo para compartir sus conocimientos a los estudiantes y voluntarios que participan en el proyecto. La finalidad es conjugar la práctica de campo con el laboratorio y la teoría para ampliar sus capacidades. 

ARCHIVADO EN: Vivienda, Naturaleza