scorecardresearch

Las bodegas encaran una vendimia 'poscovid' tranquila

L.N.
-

El sector, que augura una "muy buena cosecha", mantiene las medidas de 2020 para evitar contagios. Los sindicatos estiman que llegarán a la comarca entre 800 y 1.300 temporeros

Como el año pasado, en la vendimia de este también será necesaria la mascarilla para prevenir contagios. - Foto: Alberto Rodrigo

Con la vendimia a la vuelta de la esquina, la mayoría de las bodegas de la Ribera del Duero enfrentan la nueva campaña con más tranquilidad que el año pasado. El proceso de vacunación contra la covid ha avanzado a buen ritmo y el nivel de incidencia en estos momentos es relativamente bajo. La experiencia de hace un año, marcada por el uso de mascarillas en las viñas y la recogida de la uva por parte de grupos reducidos de temporeros, también ayuda. Así, entre unos factores y otros, los bodegueros de la comarca confían en sacar adelante una cosecha que, si el tiempo de estos próximos días no lo impide, auguran que será "muy buena". 

En la Bodega Hermanos Pérez Pascuas, en Pedrosa de Duero, mantendrán las mismas medidas higiénico-sanitarias que en 2020 ya que realizan la vendimia de forma manual. Todo, como recalca su enóloga, Nuria Peña, para prevenir cualquier posible contagio. "Adoptamos todas las medidas que vienen desde el Ministerio de Sanidad y del Consejo Regulador. El año pasado nos fue muy bien y este esperamos que también, lo afrontamos más tranquilos por las vacunas", asegura, si bien subraya que no bajarán la guardia. 

En la misma línea se manifiestan desde la Bodega Valle del Monzón, en Quintana del Pidio. Pese a la incertidumbre, 2020 les sirvió para aprender a gestionar la primera vendimia de la pandemia: "Este año no será más fácil, pero sí más llevadero, siempre con mucho respeto al virus, pero con cierta sabiduría por lo ya vivido". 

Una visión que también comparte el director técnico de Valdubón, Javier Aladro: "En 2020 tuvimos que aprender mucho, así que este año lo encaramos más tranquilos por las vacunas, pero con las mismas medidas, sin relajarnos". Palabras que prácticamente se repiten en la boca de Coro Blanco, la directora de la Cooperativa Tierra Aranda, en la capital ribereña. La vendimia de 2021 llega con más tranquilidad, más normalidad y con la plantilla al completo. 

Unos y otros coinciden en destacar que las viñas se encuentran "muy sanas" y aunque las temperaturas relativamente frescas de los últimos días podrían retrasar el inicio de la recogida de la uva, la cosecha tiene visos de ofrecer una muy buena calidad. "Antes de las lluvias, la planta estaba algo bloqueada, había racimos pero no pesaban. Ahora se ha puesto al día", valora Aladro. Por su parte, Peña, de Viña Pedrosa, sostiene que falta un poco más de calor. 

Tras muestrear el campo en los últimos días y analizar la madurez de la uva, la enóloga considera que en "pocos días" se generalizará la vendimia. En Dominio de Cair hablan de entre el 1 y el 4 de octubre. En Tierra Aranda de primeros de octubre y en Valdubón del día 10. 

Mejorar las condiciones. Por otra parte, sindicatos, fuerzas de seguridad del Estado, organizaciones agrarias, Consejo Regulador, bodegas y viticultores mantuvieron ayer una reunión en Aranda de Duero a la que también asistió el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, para abordar la situación de los temporeros. CCOO y UGT calculan que se desplazarán a la comarca entre 800 y 1.300 jornaleros, una cifra ligeramente inferior a la de años anteriores. Aunque en torno al 95-96% de las contrataciones de personal se realizan conforme a la ley, todavía hay un mínimo porcentaje que sufre "condiciones infrahumanas". 

"No se puede tener a los temporeros sin alojamiento ni de malas formas. Hemos mejorado en cuanto a contratación, pero todavía hay carencias", advirtió Pablo Dionisio, secretario general de UGT, reconociendo que la reunión fue "un poco tensa". Por su parte, el líder provincial de CCOO, Juan Núñez, abogó por atajar hasta el más mínimo caso de marginalidad porque "aunque sean una minoría, va en detrimento de la marca Ribera, de la tierra y del esfuerzo de todos los trabajadores". Todo ello ante la amenaza de huelga en vendimias si no prospera el convenio.