scorecardresearch

Entre enebros, trigos y ovejas

B.A.
-

Nebreda se inspira en sus árboles autóctonos, su ganadería y agricultura para crear un escudo y una bandera, emblemas de los que hasta ahora carecía la localidad

Vista general de la localidad, con tierras de cereal en primer plano y sus especies arbóreas autóctonas al fondo. - Foto: M. Ángel de la Cruz

Si hay algo que define e identifica a un pueblo, a una ciudad o a una institución son unos colores, una bandera o un escudo que los describe y los represente allí donde estén. Un motivo de orgullo, de pertenencia, que no tenían en la localidad de Nebreda, ya que hasta la fecha carecía de estos símbolos. «Hace unos meses, siendo conscientes de que no teníamos escudo ni bandera, y después de que varias personas también lo comentaran, comenzamos a dar los pasos para que el pueblo dispusiera de estos emblemas», relata la alcaldesa, Soledad Valdezate, que recuerda que aunque ya los han aprobado en pleno, todavía falta cierta tramitación para considerarlos definitivos. 

La Sociedad Española de Vexilología, a quien recurrió el Ayuntamiento de Nebreda, les presentó varias propuestas y fue la corporación quien se decantó por cada uno de ellas. «Todas eran muy parecidas y contaban con los mismos elementos», asegura la alcaldesa, que dice que primero se tuvieron que asegurar de que efectivamente no existía ningún escudo ni bandera del pueblo y después informar de la historia, de la situación geográfica o del modo de vida de la localidad para que a partir de estos datos comenzaran con su diseño.

El escudo elegido está cortado y partido y ofrece tres elementos característicos de la villa. Arriba, a la izquierda, sobre fondo de plata, aparece un enebro arrancado de sinople frutado en color azul. Este árbol es abundante en la localidad, y además le da nombre. Arriba, a la derecha, tres espigas de trigo de oro sobre fondo verde, y abajo, una oveja en plata, sobre fondo azul. Ambos simbolizan la agricultura de cereal y la ganadería ovina como bases tradicionales de la economía de Nebreda. 

cielo azul. Generalmente, como explica en su informe la Sociedad Española de Vexilología, se construye primero el escudo y posteriormente, tomándolo como base, se crea la bandera, siempre respetando unas reglas básicas y procurando que entre ambos haya una relación. Se busca, además, que la bandera sea sencilla, clara, representativa y distintiva. En el caso de Nebreda, la propuesta aceptada es un paño rectangular dividido en tres franjas horizontales iguales. La superior, de color azul celeste, representa el cielo limpio del municipio; la roja central, su pertenencia al antiguo reino de Castilla; y la verde, la inferior, hace referencia a su naturaleza y campos. 

Desde la Sociedad Española de Vexilología proponen como optativo el uso del escudo en la bandera.  Según señalan, esta por si sola debería ser un símbolo, sin necesidad de añadir nada más para su identificación, aún así sugieren que en el caso de que el Ayuntamiento necesite añadir el escudo, se recomienda  adoptar dos modelos alternativos e igualmente oficiales de bandera. «Una con escudo, para uso institucional, en despachos y edificios oficiales; y otra sin él, para uso de la ciudadanía en general, en fiestas conmemoraciones, eventos, deportivos, etc.». Entre la información que desde el Ayuntamiento han facilitado para crear estos símbolos desde el principio, también se encontraba el hecho de que muchos de los vecinos de la localidad emigraron a Perú, hacia el mar, por lo que para ellos, el color azul que aparece tanto en el escudo como en la bandera, de alguna forma también recoge esta apreciación. 

Según la alcaldesa, el proceso se ha extendido durante unos meses, desde febrero de este año. «Al principio pensamos que quizá lo podíamos hacer nosotros. Acudí a la Diputación para informarme y allí me confirmaron que efectivamente no teníamos ninguno de estos símbolos y que ambos los tenían que crear personas especializadas», relata la regidora, que fue cuando recibió el contacto de la Sociedad Española de Vexilología y se comunicó con ella. Soledad Valdezate se muestra satisfecha de que el pueblo cuente por fin con sus colores, con su escudo identificativo. 

ARCHIVADO EN: Economía, Perú, Agricultura, Oro, Plata