scorecardresearch

La reactivación notarial dispara las herencias de viviendas

David Alonso
-

La Comunidad registra durante los primeros cinco meses del año más de 5.300 casas transmitidas por herencia, casi el doble que el pasado año y un 20% más que en 2019

Imagen de una mujer firmando un documento en una notaría. - Foto: Óscar Solorzano

Boom de herencias de viviendas en Castilla y León. El exceso de mortalidad derivado de la pandemia ha elevado el número de domicilios transmitidos tras la muerte del propietario a sus descendientes, una cifra que en los cinco primeros meses de 2021 ha marcado una cifra histórica con más de 5.300 viviendas heredadas en la Comunidad. Una cifra que supone casi duplicar las del mismo periodo del pasado ejercicio, afectado por la declaración del primer estado de alarma, pero que refleja una subida del 20 por ciento respecto a marzo de 2019, cuando se transmitieron 4.556, y que supuso el anterior techo a estas alturas del año, según las cifras que maneja el Instituto Nacional de Estadística. Una explosión de herencias que también se ha vivido a nivel nacional, que cerró marzo con 85.186 herencias de vivienda registradas en toda España, la mayor cifra de la serie. De esta forma, la Comunidad supuso el algo más del seis por ciento del total de operaciones de este tipo registradas en el conjunto del país.

Por provincias, Valladolid, Burgos y León acaparan dos de cada tres viviendas transmitidas por herencia en la Comunidad en lo que va de año, contabilizándose entre las tres 2.720. De esta forma, Valladolid se sitúa a la cabeza de casas heredadas en los cinco primeros meses del año con 927; seguida de Burgos, con 906; León, con 887; y Salamanca, con 707. Ya por debajo de estas cifras se encuentran el resto de provincias con las 494 viviendas heredades en Segovia; las 449 de Zamora; las 424 de Palencia; o las 271 de Ávila.En el último lugar se encuentra la provincia de Soria, donde se contabilizaron 259 herencias entre enero y mayo de este 2021.

Pero no solo las viviendas y domicilios particulares han vivido un inicio de año histórico en lo que se refiere a herencias, y las fincas urbanas y rústicas de Castilla y León han hecho lo propio anotando sendos récords en la transmisión del derecho de la propiedad en ambos tipos durante 2021. En el caso de las urbanas –aquellas adherida a una porción de suelo urbano que pueden ser destinadas a convertirse en una vivienda, una industria o un comercio–, hasta mayo de este año se registraron 9.619 herencias, mientras que en las rústicas –las destinadas a la explotación agraria, pecuaria o forestal–, es escaló hasta las 14.935.

La reactivación notarial dispara las herencias de viviendasLa reactivación notarial dispara las herencias de viviendasFenómeno esperado

Una exponencial crecimiento en el número de viviendas y fincas heredadas que Emiliano Bermúdez, subdirector general de Donpiso, achaca a la reactivación de la actividad notarial tras la paralización durante los primeros compases de la pandemia. «Esperábamos este fenómeno desde hace meses, pero las restricciones durante la pandemia, donde los notarios estaban operativos solo para firmas urgentes, y la situación en que se encuentran muchas familias que han pospuesto la firma hasta contar con mejores condiciones económicas ha retrasado el proceso», afirma  Bermúdez. 

De hecho, avanza que esta tendencia al alza en el número de herencias «seguirá en aumento durante este año debido a la evolución de la pandemia, lo que generará movimiento en el mercado inmobiliario y propiciará la posibilidad de negociar precios, pues las herencias acostumbran a traer desacuerdos familiares que terminan con la venta rápida de la vivienda como solución salomónica», reconoce.

Ante este panorama, la solución de muchas familias es vender, aunque Bermúdez advierte: «Actualmente, también existen opciones dentro de las mismas inmobiliarias para financiar este tipo de operaciones, y desde el sector estamos haciendo buenas propuestas comerciales para minimizar riesgos y aportar confort a las familias en un momento tan doloroso».