scorecardresearch

El riesgo local de robo en casa, entre los más bajos de España

G.A.
-

El botín medio de una incursión de los ladrones en un hogar asegurado ronda los 600 euros en Burgos, muy por debajo de los más de 1.800 euros que se alcanzan en Barcelona

Imagen de archivo de uno de los botines expuestos por la Policía Nacional tras la detención de los ladrones. - Foto: Alberto Rodrigo

Burgos es una capital y una provincia relativamente segura en cuanto a los robos en las viviendas. Hay muchos menos sucesos que en otras ciudades y provincias españolas, el riesgo de que los haya es de los más bajos del país y, además, el botín medio logrado por los ladrones es sustancialmente menor que en otros lugares. Dicho esto, es obligado extremar al máximo las precauciones -sobre todo en los meses donde se producen más robos como son el actual, agosto y septiembre- y contratar un buen seguro que cubra los daños de cualquier incidencia. 

Estas son las conclusiones del estudio elaborado por Unespa con los datos de 28 aseguradoras y de los más de 225.000 percances ocurridos en España entre el 1 de agosto del pasado año y el 31 de julio de 2021 en 15 millones de viviendas aseguradas.

De acuerdo con este universo de datos, este trabajo cuantifica la probabilidad de que se produzca un robo en una provincia o en una ciudad de más de 70.000 habitantes. En el caso de Burgos provincia, es un dato negativo, un -26,04%  de probabilidad con respecto al conjunto de España. Muy lejos del 81,9% positivo que se registra en Badajoz, la provincia más castigada por esta delincuencia, y más próximo al -50,49% que registra Soria, la de menor probabilidad de toda España.

El estudio confirma que hay menos riesgo de incursión en viviendas en la zona norte del país y en las islas.

Por municipios, la probabilidad en Burgos capital es también negativa, del -16,10%. Granada es la capital de más de 70.000 habitantes que peor coyuntura de robos ha sufrido entre 2020-2021, con una probabilidad del 89,14%, seguida de Pontevedra (88,38%), Ciudad Real (85,05%) y Cáceres (70,03%). 

En la parte baja del riesgo se sitúan Ceuta (-63,56%), Avilés (-59,83%) y Lorca (-56,28%).

botín. El coste medio de un robo en una vivienda asegurada en España se sitúa en unos 1.115 euros. En Cataluña se superan los 1.750 euros de botín, la cifra más alta del conjunto del país. Le siguen las comunidades de Murcia y Baleares, con 1.558 y 1.427 euros, respectivamente.  

Navarra, Castilla y León y Extremadura están en la parte baja de los importes de estos sucesos, con 623, 569 y 472 euros de media, respectivamente.

En la provincia de Burgos, los importes medios rondan los 603 euros, muy lejos de los 1.836 que se alcanzan en Barcelona. A nivel regional, superan el importe Ávila (665), León (645), Soria (615) y Palencia (610).

Burgos capital se sitúa entre los 556 euros por  robo, el importe más alto de Castilla y León. En Cornellà de Llobregat (Barcelona) se alcanzan los 4.493 euros, seguidos de los 3.298 de Orihuela (Alicante) y los 2.541 de San Cugat del Vallès, en Barcelona. 

El informe de Unespa también valora el impacto de los robos, es decir, el coste del robo en relación con el capital asegurado en la vivienda (100% si los ladrones se han llevado todo). A este respecto, en Burgos el impacto es negativo (-27,20%), lo que beneficia a las aseguradoras. Todo lo contrario, ocurre en Alicante, Málaga o Murcia, que alcanzan el 339%, 217% y 128%, respectivamente. 

En Burgos capital el coste medio del robo también es negativo (-31,28%).En el extremo opuesto está Elche (Alicante) con un impacto del 774,14%. Torrevieja, en la misma provincia, no se queda lejos (707,88%).

Estacionalidad. El informe de Unespa dispone de suficientes robos, más de 225.000 en un año, para determinar qué momentos son los más vulnerables a este tipo de delincuencia.

Así, los meses de verano (julio, agosto y septiembre) y enero, tradicionalmente periodos vacacionales para muchos españoles, son los de más riesgo.

El día de la semana más peligroso es el lunes, mientras los domingos, cuando se entiende que las familias salen de sus casas, son las jornadas más tranquilas en este tipo de delincuencia.