scorecardresearch

Villaldemiro contará con una piscina cubierta

R.E.M
-

El Ayuntamiento licita su ejecución por 191.000 euros y se pretende que a primeros de mayo estén finalizadas las obras y se inaugure

El alcalde, Facundo Castro, señala la zona en la que se construirá la piscina, con el polideportivo al fondo, un entorno rodeado de vegetación. - Foto: Alberto Rodrigo

Villaldemiro arrancará en breve la construcción de la piscina cubierta con el objetivo de que estén listas, incluso antes del verano, en el mes de abril o primeros de mayo. Las nuevas instalaciones, que se situarán junto a la pista polideportiva y el frontón, contarán con un vaso rectangular de 18x8 metros (144 metros cuadrados) con una profundidad media de 1,50 metros (entre 1,40 y 1,60 metros). El Ayuntamiento ya ha licitado la ejecución de las obras por 191.000 euros y se pueden presentar ofertas hasta el día 22 de este mes, con la intención de que los trabajos no se alarguen más allá de seis meses.

Actualmente el pueblo cuenta con 99 habitantes, pero Facundo Castro, alcalde, considera importante dotar ahora al municipio de este servicio de ocio «para que disfruten los vecinos» y desde su punto de vista supone un revulsivo más para el entorno. Está pensada para que acuda fundamentalmente la gente de allí, que ahora iba a las piscinas de Hontanas o Estépar. Se calcula que podrán acceder alrededor de un centenar de personas, por lo que tampoco se pretende llegar a mucha gente de fuera. «Yo no quiero crecer, pero lo que no quiero es morir», reza el lema de Castro, a quien le vale con mantenerse y cree que con eso «ya es bastante».

Las instalaciones se completarán con la ejecución de los vestuarios, tanto masculino como femenino, que contarán con una un acceso con zona de taquillas, zona de aseos y zona de vestuarios, así como lavabo, cabina de inodoro y ducha adaptada al uso de minusválidos. Además, a todo ello se sumará una zona verde y también una pequeña caseta  que hará las funciones de bar para quienes acudan hasta allí y deseen tomar algo.

El hecho de que la piscina sea cubierta permitirá que el mantenimiento baje en gran medida por cuestiones como que se ensucie menos o haya una evaporación menor de cloro y agua, tal y como reconoce el alcalde. No será climatizada y por lo tanto no se podrá usar durante todo el año, aunque sí mucho más allá de la época estival con la intención de «darla un poco más de vida». Aproximadamente se podrá hacer uso de ella desde el mes de mayo hasta octubre. Se buscará que tenga gran movimiento y se baraja, por ejemplo, organizar actividades con los chavales de los colegios rurales. Tampoco se descarta de cara al futuro poderla climatizar.

El alcalde del municipio entiende que a mucha gente le choque que un municipio de sus características realice una inversión tan grande, ya que se hará con el presupuesto propio con la ayuda de los planes provinciales. Pero asegura que se debe luchar y hacer todo lo que se pueda para evitar la despoblación y el abandono así como que «cuando hay alguien que quiere atraer no vamos a poner zancadillas». Siempre tiene presente que desde su llegada al Ayuntamiento hace diez años ha conseguido aumentar el número de empadronados en más de una treintena, se han construido siete casas y un museo, lo que ha permitido «que el pueblo coja vida».

Los molinos les sirven como una gran fuente de ingresos y en estos momentos donde tienen los servicios básicos cubiertos han decidido apostar por un complejo para el uso y disfrute de los vecinos. De nada vale guardar el dinero cuando hay cosas útiles por hacer y así lo piensan desde el Ayuntamiento, que quieren que la piscina consiga alzarse como un atractivo más para quedarse en el pueblo.