scorecardresearch

Barbadillo del Pez plantea un centro de noche para mayores

I.P.
-

El objetivo es mejorar la calidad de vida de estos vecinos, aliviar su soledad y retenerlos en el pueblo evitando que se trasladen a una residencia. Se habilitaría el edificio de la casa del cura

La mejora de la cubierta se ha ejecutado pero queda habilitar el interior. - Foto: F2 Estudio Rebeca Ruiz

El Ayuntamiento de Barbadillo del Pez puede convertirse en pionero de un proyecto que busca mejorar la calidad de vida y ofrecer un servicio a los mayores de la localidad e, incluso, del entorno. Decidido a luchar contra la despoblación e intentar atraer nuevos pobladores a través del proyecto coworking Sierra de la Demanda,  poniendo a disposición de éste algunas salas municipales, el regidor también trabaja para facilitar la vida a los que residen en el pueblo, de ahí que entre las ideas que estudia está la de poner en marcha un centro de noche para las personas mayores de Barbadillo.

Julian Hoyuelos está decidido a sacar adelante el proyecto y para ello destinaría el inmueble que en estos momentos se está mejorando; de hecho se ha ejecutado ya la cubierta y está pendiente habilitar el interior. Se trata de la antigua casa del cura, un edificio que podría adecuarse como centro de noche, con unas 8 ó 10 plazas. El proyecto lo está madurando, pero Hoyuelos está convencido de que es una solución para mejorar la calidad de vida de las personas mayores que todavía tienen cierta independencia. «Los mayores están solos, sobre todo durante el invierno, y las noches son muy largas», apuntilla el alcalde, que explica que se adecuaría el inmueble para que las personas que quieran puedan acceder a ese servicio, habilitando varios dormitorios, cocina, baños y zonas de estar comunes para que puedan jugar o ver la tele.  

Al contrario que los centros de día, su idea es que los mayores puedan tener un lugar donde dormir en compañía e, incluso, comer o cenar, pero que una vez que se levanten puedan ir a su casa, y hacer durante la jornada lo que estén acostumbrados, la colada, cuidar sus animales si tienen, sus plantas, ir a la huerta, sus paseos, el bar, lo que cada uno esté acostumbrado a hacer en su día a día, pero después tener la posibilidad de disponer de un lugar donde juntarse y hacer más llevaderas, sobre todo las tardes y las noches. El alcalde explica que  el centro de noche sería una solución para muchas personas válidas, pero que viven solas y se encuentran inseguras en sus hogares.

Se evitaría, por una parte, que esas personas se tengan que marchar del pueblo, «es decir, alargar su estancia en la localidad y que no tengan la urgencia de marcharse a una residencia», dice Hoyuelos; también se daría una oportunidad de alargar su estancia en Barbadillo a los mayores que pasan muchos meses en el pueblo desde que llega la primavera hasta pasado el Pilar, en muchos casos.

El alcalde reconoce que es la idea que baraja para el inmueble que compró el Consistorio, pero también que aún no ha explicado el proyecto en ninguna administración y que pudiera ser que  chocara con éstas o con normativas o leyes vigentes en este aspecto de regular el tipo de asistencia a la tercera edad. 

Por otra parte, Hoyuelos va más allá, la idea que baraja el Ayuntamiento es acondicionar el edificio pero que luego sean los propios mayores quienes gestionen el centro, sin que el Consistorio asuma esa función, lo que a su vez requería la contratación de alguna persona que les atienda, cocine y esté pendiente de sus necesidades como por ejemplo controlar la medicación que puedan estar tomado. En este sentido, explica que los ancianos aportaría una cantidad para el mantenimiento del centro, y reconociendo que suelen ser pensiones pequeñas, en todo caso, les resultaría más económico que una residencia, recuerda. Para el alcalde, se trata de un proyecto asistencia que pretende mantener la vida en los pueblos y al mismo tiempo facilitar que los que se queden tengan la mejor calidad de vida, sobre todo los más vulnerables como las personas mayores. Y aunque los primeros beneficiados serían los vecinos del pueblo, también se abriría a otros cercanos.