scorecardresearch

Unas obras de Oscar

DB / Burgos
-

Los premios del Colegio de Arquitectos distinguen por unanimidad la reforma de un local diseñada por José Manuel Méndez y la de una vivienda de Jairo Rodríguez y Juan Pardellas

Los arquitectos conocieron los premiados antes de la cena delColegio, celebrada en el NH Palacio de Burgos. - Foto: Jesús J. Matías

La valentía y perseverancia de llevar a buen puerto los proyectos relacionados con la construcción y las reformas, en una época muy complicada para todo lo relacionado con este sector, bien merece un reconocimiento. Y si este viene dado por el Colegio de Arquitectos de Burgos, más motivo para sacar pecho y sentir orgullo.

La duodécima edición de estos galardones, que distinguen los trabajos más destacados de profesionales colegiados que residen en territorio burgalés, realizados entre 2013 y 2015, ha premiado a José Manuel Méndez, por la rehabilitación de un local en la calle Conde Lucanor para su uso como cafetería (motor-café Roderas), y a Jairo Rodríguez y Juan Pardellas, por la reforma de una vivienda denominada ‘Casa abierta’ localizada en la calle Vicente Aleixandre.

El jurado, conformado por prestigiosos expertos y presidido por el dirigente del colectivo burgalés, Carlos Miranda, destacó de la actuación de José Manuel Méndez su capacidad de convertir «un espacio de reducidas dimensiones» en «un local mucho más amplio y espacialmente más rico y sugerente», gracias a la «atrevida y acertada» ubicación de la barra, y el empleo de «unas ingeniosas carpinterías motorizadas que superan la dicotomía interior-exterior».

En cuanto a la intervención de Jairo Rodríguez y Juan Pardellas en la vivienda, el jurado ensalzó la «especial atención a los detalles» y a «la selección de materiales», y calificó la reforma de «ejercicio de sobriedad que aporta calidez, limpieza y confort».

Además de los dos galardones principales, se otorgaron dos accésits a Jairo Rodríguez y Jesús de los Ojos, por su reforma de vivienda ‘Casa Azul’, y a Enrique Jerez por su ‘Casa 2 en 1’. También se distinguió como finalista la restauración de paramentos interiores de la parroquia de San Antonio Abad, a cargo de Carlos Barrio y José Cameno.

El jurado hizo hincapié en ser consciente de los «momentos difíciles» que atraviesa actualmente la profesión, y que motivan que la producción sea escasa. Asimismo, recalcó el «gran mérito no solo de redactar estos proyectos -algo cada vez más complejo-, sino especialmente perseverar hasta ver esas ideas construidas». En líneas generales, las obras presentadas tuvieron un «buen nivel».