scorecardresearch

«Las inquietudes del 27 no habrían sonado sin Regino»

I.L.H.
-

De intérprete a intérprete, Samuel Diz le rinde homenaje recuperando un estreno de Falla en el Teatro Principal hace 100 años o tocando las piezas con una réplica de la guitarra de Lorca

Diz recordará la amistad de Regino y Lorca con la guitarra de éste. - Foto: Alberto Rodrigo

La ciudad de Burgos siempre aparece en los proyectos del guitarrista gallego Samuel Diz, como él mismo reconoció ayer. En sus años de formación participó en la Semana de Guitarra Regino Sainz de la Maza que organizaba Juan José Saenz Gallego, y por el consagrado intérprete regresa ahora, homenajeándole en el 125 aniversario de su nacimiento. Entre medias, en sus proyectos está el Federico García Lorca que volcó en sus Impresiones y paisajes las visitas a Burgos de 1916, o su relación con María Teresa León y con el propio Regino a través del vínculo que se creó en la Generación del 27. Y dentro de sus nuevos proyectos está reunir a los compositores que dedicaron alguna pieza al guitarrista que estrenó el Concierto de Aranjuez, de Joaquín Rodrigo.

«Que hoy en día mi misión única casi sea la Generación del 27 y la recuperación de ese repertorio se lo debo al archivo de Regino Sainz de la Maza, y a mi relación con el musicólogo experto en el burgalés, Leopoldo Neri», subraya el músico. «De ese archivo estrené hace diez años Pastoral, de Jesús Bal y Gay (que también sonará esta tarde: 20.30 horas en el Teatro Principal), de ahí llegué a Lorca y poco a poco al resto», añade. De esta colaboración entre Diz y Neri surge la idea de reunir en un disco las composiciones que otros músicos le dedicaron a Regino y que, por permanecer en su archivo, no se conocen o no se han llegado a grabar nunca. «La Generación del 27 transforma la guitarra, un instrumento de la cultura popular, en vanguardia, en la creación abstracta, en lo erudito. Y Regino fue el guitarrista, el intérprete que apostó y respondió a esa inquietud de los compositores del 27 tocando sus obras».

Por eso este homenaje de intérprete a intérprete es «un regalo» para Samuel Diz, que ha planteado el repertorio como un gran escaparate de músicas con el que repasar el legado de Regino Sainz de la Maza (1896-1981). Para empezar lo hace utilizando una réplica de la guitarra de Federico García Lorca, un instrumento ‘de época’ con unas peculiaridades acústicas concretas que van desde el sistema de afinación a un tamaño más reducido.

El recital aborda cuatro aspectos relacionados con el Hijo Predilecto de Burgos. Por un lado, su renovación del lenguaje musical y del repertorio que se ve reflejado en esa colaboración y participación con los creadores y músicos de la Generación del 27. Y aquí aparece esa pieza de Bal y Gay o Española, de Rosita García Ascot.

El segundo aspecto que resalta es el centenario de la primera gira internacional de Sainz de la Maza, que le llevó a Argentina y Uruguay, principalmente. De esta época rescata Capricho basko, de Emiliana de Zubeldia, que le dedica después de escucharle tocar en Montevideo. «Es probable que Regino no llegara a enterarse de que la compuso para él porque se descubrió hace poco y se estrenó en 2019», repasa. Junto a ella tocará Preludio, del propio Sainz de la Maza, que publicó en Argentina hace cien años, y otra composición inédita del archivo de Regino que firma Isidro Maiztegui, Suite para guitarra (...).

(Más información, en la edición impresa de Diario de Burgos de este martes o aquí)