scorecardresearch

Una asociación gestionará el centro de día de Briviesca

S.F.L.
-

Un equipo de técnicos asesora al Ayuntamiento en la redacción de los pliegos de condiciones para que las empresas puedan presentar en el último trimestre del año el proyecto de reforma global del edificio

El alcalde de Briviesca, Álvaro Morales, muestra a la concejala de Bienestar Social, Casilda Martínez, una posible distribución del centro de día. - Foto: S.F.L.

El Ayuntamiento de Briviesca adquirió en julio el edificio enclavado junto al ambulatorio, propiedad de la Fundación Caja de Burgos, por 384.204 euros, en el que se ubicará el ansiado centro de día para mayores y el resto de servicios sociales operativos en la ciudad. Se encargará de las actuaciones requeridas para adaptar el inmueble a las necesidades de las instalaciones proyectadas pero no de su gestión. «Queremos que una asociación sin ánimo de lucro se ocupe de explotar el negocio. Nosotros habilitaremos los espacios y afrontaremos la inversión, pero nada más», declara a DB el alcalde burebano, Álvaro Morales.

El equipo redactor de los pliegos de condiciones trabajan a contrarreloj para publicarlos «cuanto antes para que las empresas interesadas presenten el proyecto de rehabilitación global del inmueble en el último trimestre del año», expone el regidor. A día de hoy, el equipo de gobierno desconoce la cantidad exacta que supondrá para las arcas municipales ejecutar las obras pero pretenden pisar el acelerador con el fin de ganar tiempo, y una vez dispongan de la memoria global, comenzar a realizar las tareas en función de la financiación y de las necesidades. «En lo primero que se actuará será en la planta baja y en los ascensores para ganar accesibilidad en los dos bloques», afirma Morales.

Lo que marcará el paso serán las posibles subvenciones que reciban. En caso de que el Consistorio consiga ayuda extra de las administraciones públicas, el proceso se agilizará. En el caso contrario, la prioridad la tiene el centro de día.

La estructura de la edificación, compuesta por dos bloques, se consolidó en el año 2000 y recientemente se rehabilitó la cubierta y la fachada, por lo que las actuaciones de mejora a ejecutar en el interior no serán demasiado ambiciosas. Deberán acondicionar los aseos, los accesos y las entradas al inmueble para que cumplan la normativa e instalar un ascensor. Asimismo, adaptar la planta baja donde estarán los mayores durante el día a tres unidades de convivencia en la que podrán reunirse hasta un máximo de 48 personas, construir una recepción, la zona de dirección compuesta por despachos y vestuarios del personal, una sala de fisioterapia y la cocina.

Uno de los dos bloques del edificio, de tres plantas de 240 metros cuadrados cada una, quedará dividido en varias dependencias. El primer nivel de una de las alas lo ocuparán las oficinas del Ceas y un salón de ocio para que se reúna di un público anciano; en el segundo se situará el centro ocupacional y los talleres y en la tercera planta un futuro centro de formación profesional del sector sociosanitario, una posibilidad que aún está en el aire pero por la que el equipo de gobierno peleará para que acabe por impartirse alguna disciplina en Briviesca.

Otra idea que baraja el equipo de gobierno es que la coordinación de la atención a domicilio y del servicio de comidas se tramite desde el inmueble, aunque se tendrá que estudiar. Los primeros pasos ya están dados pero todavía falta camino que recorrer para ver las puertas del edificio abiertas para tales fines. El alcalde y los ediles trabajan sin cesar para verlo funcionar antes de que acabe la legislatura.

VIVIENDAS TUTELADAS Y ALQUILER SOCIAL. El edificio en el que se ubicará el centro de día para mayores, el hogar del jubilado y el restode servicios sociales ya operativos en Briviesca se compone de una planta baja y dos bloques. En uno se situarán las oficinas del Ceas, la zona de ocio para los mayores y el centro ocupacional. El segundo se destinará para incorporar tres viviendas tuteladas, que generalmente tienen un modelo de mantenimiento parcialmente autogestionado y están destinadas a personas mayores autónomas con problemas de acceso a la vivienda o a discapacitados físicos e intelectuales con un alto nivel de autonomía pero con necesidades de apoyo intermitente o limitado. Asimismo, también habrá otros seis pisos de alquiler social, de lo que actualmente cuatro ya están ocupados desde hace años.